¡Hoy sera el adios a Barovero,un arquero que marco la historia en el arco de River!

0
523

Adiós Rey de Copas

Barovero, el capitán que hizo historia, el que les cambió la banda roja por el buzo verde a los hinchas, tendrá la última función ante la gente de River. Marcó una época en el arco más grande del mundo.

Publicidad

Barovero se despide del Monumental.

El 13/07/12 en este mismo diario escribíamos: “Barovero arregló de palabra y será el décimo arquero que llega a River en los últimos diez años. Que tenga mejor suerte…”. La tuvo. Y más que eso: no fue magia, tampoco suerte. Cuatro años es mucho tiempo bajo el arco más grande del mundo. Cuatro años en los que atajó pelotas imposibles, entre ellas una a un tal Lionel Messi en la final del mundo. Cuatro años en los que los hinchas de River vistieron de verde sólo por él. Cuatro años que lo transformaron en el jugador más querido por el hincha. Cuatro años que lo transformaron en el capitán del equipo, en el arquero con más títulos internacionales de la historia del club más grande del país. Cuatro años que sin dudas lo ubicarán a la larga, por decantación, en una madriguera de laureles para siempre, cerquita de Carrizo y Fillol. Una generación dirá que vio a Amadeo, otra que vio a Fillol, y otra hablará de Barovero.

Fueron cuatro años en los que atajó el penal más importante, más alegórico de la vida del club, ese penal que además fue el punto de quiebre para una era en la historia moderna de los superclásicos. Ese dedito en alto se transformó en banderas, se transformó en tatuajes: es la foto del paso de Barovero por Núñez, la foto que abrevia estos cuatro años en los que revirtió el murmullo: “No es arquero para River”, se anticiparon muchos que lo vieron flaquito, desgarbado, con cara de bueno, con cara de oficinista golpeado por la vida, de yerno ideal. Tal vez su secreto haya sido ése: Barovero es la última persona que uno imaginaría como un superhéroe, como Clark Kent, pero resultó que era él, él fue el encapotado que cuando el Monumental corrió peligro siempre estuvo allí para salvarlo.

El Monumental lo verá hoy por última vez lleno de nostalgia. El Monumental lo verá desnudo, enterado de toda la verdad. Es que ahora se puede ver con claridad: el flaquito ése resultó ser colega de Batman y Superman en la Liga de la Justicia. Y tal vez por eso se tenga que ir: aquí ya descubrimos su identidad secreta. Ya descubrimos que Marcelo Barovero era Súper Trapito. Tuvieron que pasar cuatro años para que todos lo supieran, mientras ese tipo de capa verde oliva seguía atajando todo lo que le tiraban a matar salvo las Copas: las Copas se las daban en la mano amablemente.

Esta tarde, contra Gimnasia, en su último partido bajo los tres palos de su casa, los que se van a romper las manos serán los hinchas y no él: todos aplaudirán al Rey de Copas, que un día dijo adiós.

La difícil tarea del sucesor
Encontrar un reemplazante de Barovero es el gran desafío para el mercado de pases que se viene en Núñez. Si bien la idea es sumar cuatro o cinco refuerzos, el tema del cuidapalos es el principal. De eso charlaron Gallardo, D’Onforio y Francescoli en una reunión que tuvieron antes del entrenamiento de la tarde. Andújar, Marchesín, Marcos Díaz y Armani son los nombres que dan vueltas. El de Atlético Nacional podría salir si los colombianos quedan afuera de la Copa con Central.

Comentários no Facebook