Hizo uno de los goles mas POLEMICOS de la historia del futbol Argentino sueña con volver a su ex club

0
93

El Enano Maxi Moralez, en diálogo con  habló por primera vez de la chance de regresar a su club de origen. “Sueño con que mi hijo me vea en la Academia”, dijo entusiasmado por los casos de Milito y Licha.

maxi-morales-atlanta

En una casa de la ciudad de León, México, hay un pequeño que los fines de semana suele pararse frente al televisor y cantar cuando ve imágenes de un equipo que llegan desde la Argentina. Bastian, de dos años, entona canciones de las conocidas y también improvisa. Siempre con la casaca puesta, alienta a Racing, a su Racing, por esa pasión que heredó de sus padres. Sobre todo de mamá Natalia, fanática de la Academia como toda su familia. Su papá, Maxi Moralez, jugador del León sin continuidad, suele contemplar ese espectáculo con ternura y su mente viaja al futuro, impulsada por un deseo.

“Tengo el sueño de que mi hijo me vea jugando en Racing. Imaginate que si ahora ya entiende bastante, para mi vuelta entenderá mucho más. Me hace feliz siempre que me va a ver a la cancha. Mucho más me haría que me vea con los colores que uno tanto quiere”, le dice el Enano a Olé . Hoy con 29 años, es la figura a la que Racing apuntará de lleno (en el próximo mercado de pases o el otro) para repatriarla, como lo hizo con Diego Milito y Lisandro López.

-Por Instagram mostraste a tu hijo mirando a Racing contra Defensa. ¿Cómo nació ese amor?
-Es fana enfermo. Nunca pensé que lo fuera tanto. Canta todas las canciones y a veces las inventa. Usa todas las camisetas de Racing y duerme con un oso al que le pone una con su nombre. Tiene cosas que desde chiquito se le inculcaron. Mi mujer y su hermano también son enfermos. Mi cuñado sigue a Racing a todos lados, tiene una bandera muy conocida de Ciudad Evita. Antes de estar conmigo, mi esposa iba siempre a ver a Racing con el padre y la madre. Es una familia muy racinguista. Y yo nací en ese club.maxi-racing-regreso

-¿Tu nene te pide que vuelvas a Racing?
-No todavía, es muy chiquito. Pero la madre le muestra videos de cuando yo jugué en el club. Me nombra a mí. “Papi”, dice cuando me ve en la tele. A la familia de la madre y a la mía le encantaría que vuelva a Racing. Ya llegará, en su momento llegará…

-Blanco te envió camisetas de Racing y carnets de socios para tus nenes. ¿Cómo tomaste eso?
-Fue un regalo que no esperábamos. Como hinchas de Racing que son mi mujer, mis hijos y yo, que me hice a través de los años, fue sorpresivo. Fue muy importante que se acordaran de uno y me mandaran ese presente. Por suerte, con Blanco hablamos muchas veces desde que asumió. Muchos chicos que salimos del club recuperamos un vínculo que, con presidentes anteriores, habíamos perdido.

-¿Cuántas veces intentó convencerte de que regresaras?
-La verdad, hablamos desde mi época en Italia, cuando mi idea no era volver. Siempre me dijo que las puertas estaban abiertas para cuando yo quisiera. Siempre se mostraron dispuestos a negociar.

-¿Los retornos de Milito y Licha qué te generaron?
-Así como tantos jugadores volvieron, yo quiero lo mismo. En mi etapa todos se querían ir del club y nadie quería ir. Hoy nadie dudaría en llegar o volver. El club mejoró bastante, logró cosas importantes en los últimos años, siempre estuvo en al pelea y jugando la Libertadores… Lo que consiguió Milito no todos lo logran.Y llegó Licha para sumarse a la base del plantel campeón. Me voy acercando a los 30 años, ya pienso en mi vuelta a Racing. Siempre dije que quiero volver estando bien física y futbolísticamente. No sé cuándo se dará porque no soy el único que decide. Se tienen que concretar muchas cosas. Cuando vuelva, espero pelear el campeonato. Sería cumplir el sueño completo.

-¿Lo ves posible para el próximo mercado?
-Racing hoy tiene muchos jugadores en mi puesto, y en gran nivel… Hay que ver si venden a alguno de ellos, si el técnico me quiere… León hizo una inversión muy grande por mi pase (5.000.000 de dólares le pagó al Atalanta hace menos de un año) y no sé si me querrá largar.maxi-morales-festeja

-¿Qué viste de Racing?
-Tengo un programa en casa por donde miro los partidos de Argentina. Habitualmente los veo desde la concentración. El equipo no hizo grandes partidos, pero viene de cambios, con un técnico nuevo que debe encontrar el rumbo y el buen nivel que el equipo tuvo en su momento.

-Hablando de momentos, ¿cuál es el tuyo?
-No estoy jugando seguido, pero bueno… De a poco voy sumando minutos. Entré en los últimos dos partidos e hice un gol en uno de ellos (en el 3-1 ante Morelia). Trataré de terminar jugando en esta etapa final del campeonato.

-¿Por qué jugás poco?
-Después de la segunda fecha me desgarré, estuve varios partidos afuera y perdí mucho físicamente. Encima veníamos de una pretemporada no muy buena, con muchos amistosos y viajes. Cuando me recuperé, el entrenador seguía con la idea de no ponerme. Se fue el técnico anterior (Luis Tena) y vino Javier Torrente, pero mantuvo el equipo y no me dio la chance entre los 11. Obviamente que la lesión me perjudicó. Ahora tengo que pelearla y terminar el torneo de la mejor manera.

-¿Qué te llevó a irte del Atalanta? ¿De qué manera terminaste ahí?
-Cuando me quedaba el último año de contrato, no me quisieron renovar. Estábamos bárbaro con la familia. Todos adaptados después de cuatro años y medio ahí. Apareció lo de México y acepté.

-¿Qué te dejó tu paso por el fútbol italiano?
-Fue muy positivo el balance. De los cuatro años y medio, jugué entre un 90 y 95% de partidos. Y fui capitán en varios. Fue muy bueno. Después me costó la llegada México. Los primeros meses se nos hicieron difíciles. Tanto a mi familia como a mí nos costó mucho el cambio. Estábamos muy adaptados a una ciudad cómoda (Bérgamo), con muchos amigos. Hoy ya estamos bien en la ciudad, pero me sentiría mucho mejor si pudiera jugar más. No estaba acostumbrado a hacerlo poco.

-¿Qué le incorporaste a tu fútbol en Europa?
-En Racing y Vélez era muy joven. Me tocó irme a Europa a los 22 ó 23 años. Hoy, con 29, tengo la experiencia que gané a través de los años. Manejo más los tiempos de un partido, veo antes las jugadas… La explosión la vas perdiendo por la edad, pero, por suerte, en mi carrera tuve un alto porcentaje de partidos jugados. Me tenía mucha confianza para jugar acá en México, aunque se me dio todo lo contrario.

Si la Academia vende a Romero y/o Acuña en el verano, irá con todo por Maxi. Si no, hará el intento en junio. Las dos partes quieren el reencuentro.

comentarios en Facebook