Gallardo despejó la polémica y confirmó quién será el arquero en la recta final

0
1796
Gallardo enojado

“Mi continuidad en River tiene que ver con un sentido de pertenencia absoluto”.

Publicidad

Marcelo Gallardo elige su propia aventura. No es la primera vez que su futuro se encerraba entre signos de preguntas. Pero otra vez salió a marcar la cancha. Justo en plena crisis. En un momento extraño para un ciclo largo y exitoso. Que fue cambiando de intérpretes, pero que siempre se la rebuscó para conquistar títulos.

El entrenador de River ya avisó que sigue. Y ahora analiza el presente y el futuro del club que ama.

“En el campeonato estamos lejos porque hemos perdido puntos, pero si nos medimos con Boca estamos muy parejos. Somos los mejores armados del fútbol argentino”, aclaró el Muñeco en diálogo con radio Continental y agregó que “el Superclásico no era un partido para perder”.

Ahora River está en plena transición luego de la dolorosa eliminación con Lanús en la Copa Libertadores y en la previa de la final de la Copa Argentina frente a Atlético Tucumán. Un semestre poco feliz, que podría finalizar con una sonrisa.

“El objetivo principal era la Copa Libertadores pero nos quedamos en la puerta. Eso genera una desilusión, y de eso hay que recuperarse. Después vivimos dos semanas complicadas, es normal que después de una desilusión pasen estas cosas”, subrayó el DT.

Y miró para adelante: “Jugar finales siempre motiva, no es fácil llegar, y nosotros estuvimos a punto de jugar dos. Por eso hay que ser bastante equilibrado cuando hacemos un análisis. Venimos padeciendo una secuencia continúa de lesiones y suspensiones, no es una excusa, pero a la larga termina pesando”.

Pensando a futuro hay dos temas que preocupan: el arquero y los refuerzos. Sobre esto también dejó su parecer el Muñeco.

“Bologna respondió bien y va a seguir teniendo la posibilidad y el respaldo hasta que me demuestre lo contrario. Tiene su chance. Aunque no dejo de confiar en los otros. La ausencia de Batalla es una cuestión de competencia. La convivencia grupal es muy buena. No hay que creer en lo que se dice. Cuando quieren desestabilizar de afuera me da mucha bronca, pero a nosotros no hace más que fortalecernos”, resumió.

En cuanto a los refuerzos, admitió que Lucas Pratto fue uno de los primeros delanteros al que le apuntó cuando llegó al club. Y analizó los problemas que tuvo River en el sector ofensivo.

“Cuando vinieron Borré y Larrondo teníamos cinco delanteros. Pero pasaron cosas increíbles: las lesiones, lo de Alario, etc”.

COMPARTIR

Comentários no Facebook