Fútbol Argentino

Gago como unico 5 mostro su mejor version

Sin atarse a la posición de volante central único, Fernando mostró lo mejor de su repertorio: la presión arriba y el pase claro y filoso.

Una de las facetas de Gago, el quite, no se resintió. Lo mejor: jugó e hizo jugar.

Guillermo Barros Schelotto y Fernando Gago eran compañeros cuando el 5 discutía con Ricardo La Volpe, en 2006, sobre su posición en la cancha. Volante central lujoso, Gago era la mosca blanca en un árbol genealógico lleno de tapones raspadores, tipos que imponían más respeto por su presencia que por el fútbol y que con eso generaban bramidos en las tribunas. Más proclive a generar el ole cadencioso de las plateas, Gago le pedía al Bigotón jugar de 5 solo, como en todas las Inferiores, y el técnico cumplía en avisarle que en Europa ya no podría jugar así, sino compartiendo el campo.

Pasaron diez años desde aquel momento y, aun cuando no lo haya hecho con palabras públicas, cada vez que juega como ayer, Gago le da la razón a aquel La Volpe con el que disentía. Aunque Guillermo haya defendido su decisión de ponerlo de 5 en los primeros partidos “porque así Boca se lo vendió en millones de dólares al Real Madrid”, Gago es mucho más útil en otra función, cuando sabe que tiene las espaldas cubiertas y puede comandar la presión en tres cuartos; cuando puede, 20 metros más adelante en el campo, pararse de frente al área y meter esos pases filosos que rompen líneas y dejan a los delanteros con ventaja y en carrera.

No es cuestión de cambiar para que Gago juegue mejor: es cuestión de cambiar porque así Gago hace mejor a Boca. No fue necesaria siquiera una gran actuación de Cubas -sigue lejos de aquel gran nivel con el que muchos lo proyectaban a la Selección. Lo más importante que hizo ayer Cubas fue desmarcar a Gago, ocuparse del trabajo sucio, liberarlo. Eso le permitió al 5 recuperar la bola previa al 3-0 con un anticipo lejos de la mitad de la cancha pero también poner pelotas cortadas extraordinarias como la de comienzos del segundo tiempo, que fue centro de Pavón y casi gol de Carrizo.

Un Gago como el de ayer es el mejor socio para Pérez (o Lodeiro) y para Tevez, es un explotador sistemático de las riquezas de las bandas; es una ayuda para Cubas y para Jara (vuelve para que no le hagan el 2-1 al lateral). Un Gago como el de ayer es un Gago auténtico. Es mucho más Gago.

MAS LEÍDAS

El mejor contenido del Futbol Argentino e Internacional.

Copyright © 2016 Todos los derechos reservados www.lamanodedios.com.ar

To Top