FORMULA SECRETA.La nueva formacion de Boca que le da comidad y protagonismo a Tevez

0
210

a presentación en público del nuevo Boca les dejó buenas sensaciones a los Barros Schelotto: la zaga, los laterales, el doble cinco y la comodidad de Tevez detrás del nueve. El 4-2-3-1 lleva tres triunfos en fila…

Se viene el nuevo Boca.

A Guillermo Barros Schelotto le llevó cuatro años darse cuenta de que podía cambiar el esquema y no traicionar su concepción del juego. Aquel 4-3-3 con el que se formó en Lanús, ya no corre más. Hola 4-2-3-1. La eliminación de la Libertadores, la chance de que Tevez se fuera y sobre todo las necesidades, lo obligaron a cambiar. Y la nueva criatura comenzó a dar sus primeros pasos en público ante San Lorenzo. “Dominamos con la pelota y las acciones”, “Los superamos en el manejo y en la peligrosidad”, “La defensa estuvo bien” y “Mucha claridad en las llegadas”, son algunos de los conceptos del Mellizo sobre la búsqueda de este nuevo Boca. Con el que irá por la Copa Argentina y el torneo.

Arrancó con esta idea tras la herida de la Copa. La probó en los amistosos (ver aparte) y le fue bien. Pero lo que le dio tranquilidad para convencerse fue el 2-0 al Ciclón. Y que se alteren los intérpretes y Pavón y Centurión vayan a ser titulares no le cambia la ecuación. ¿En qué consiste? La pelota es todo, y se hace importante a través del doble 5. Esté quién esté -en La Plata fueron Pablo Pérez y Bentancur-, son los que indican el ritmo. Fútbol mellizo. La función: equilibrio, marca, llegar al gol (Pérez convirtió) y movilidad. La misma de los volantes extremos (el domingo, Zuqui y Carrizo), que cubren espacios, colaboran en la contención y aportan en el juego.

“Es interesante la dupla del doble 5. Cuento con ellos. Pero también trabajamos con otros: Cubas, Jara, Castellani, Chicco y Zuqui”, analiza Guillermo, que priorizó la comodidad de Tevez, más allá de que diga que “el está cómodo ahí o de 9”. Sin embargo, ahora se lo ve más a gusto detrás de una referencia de área, arrancando en mitad de cancha, aunque llegando a posición de gol. Con este 4-2-3-1, está rodeado con los tres futbolistas de ataque y con el doble 5.

En el caso de la defensa, quizá sí tengan que ver los intérpretes. Vergini se anima a salir jugando, incluso hasta a agotar instancias antes de revolear el pelotazo. Y él, al igual que Insaurralde, juega mano a mano con los delanteros y sale a cortar lejos del área. Los laterales, según la ocasión, aparecen como puñales. No en todos los tiros, obvio. Si va Fabra, Peruzzi espera y viceversa. “Ojalá lleguemos bien al arranque del torneo”, pide el DT. Y aclara: “Siempre armé el equipo que quise, con las posibilidades que había, pero siempre fue mi decisión cómo jugar”. Igual que ahora, en la era del Fútbol Mellizo.

Fuente Ole

comentarios en Facebook