Febrero sin margen de error para Boca

0
152

Después de la tormenta de verano, Boca arrancó a fondo la última semana larga antes de una seguidilla que parece no tener fin. A corregir los errores y superar el momento…

Publicidad

Es la primera y la última. No habrá otra semana en febrero en la que Boca tenga cinco días para planificar un partido. Tanto tiempo para ensayo y error, mover las piezas durante los entrenamientos y pensar -y corregir los errores del verano- sin que el calendario lo apriete. Arrancará el sábado y no se detendrá durante todo el mes. Es más, seguirá hasta el 13 de marzo, con una seguidilla que parecerá interminable, de 12 partidos en 37 días, algo así como una vez cada tres días. En su marcas, listos…

La puesta a punto para lo que se viene fue ayer en Casa Amarilla, con una práctica con mucha charla, gimnasio y ejercicios tácticos defensivos y ofensivos. Manejados por Mauro Navas, uno de los ayudantes, supervisados por el Vasco Arruabarrena y el resto de su escuadrón, y también por Carlos Tevez, de nuevo muy metido en que las cosas salieran bien. Saben que una vez que empiece la seguidilla, será más momento de mantenimiento que de jornadas de trabajos exigentes. Y, después de lo que fue el veranito, se tratará de los últimos días para enderezar el rumbo futbolístico antes de salir a jugar por los puntos. Tanto en el campeonato, la final frente a San Lorenzo como la Libertadores.

Si ya estaba el calendario apretado por la Copa América que se jugará a mitad de año que obliga a terminar las competencias durante mayo, lo que amontonó aún más los partidos fue la modificación de la fecha de la Supercopa ante San Lorenzo, que estaba anunciada para mañana y se postergó una semana, para el miércoles 10.

Además de las fechas del torneo de los fines de semana, para el 17 está prevista una fecha del campeonato en la que Boca deberá ir a San Juan, después enfrentará a Newell’s y, enseguida, partirpa rumbo a Colombia para debutar en la Copa frente al Deportivo Cali. La rotación, según lo que tiene pensado el cuerpo técnico, irá de una competencia a la otra, con titulares para el ámbito internacional y suplentes -con algunos del principal equipo como refuerzos- en lo doméstico. La intención, más allá de quien juegue en cada certamen, es no tirar ninguno al tacho.

Una vez que arranque la Libertadores, no se detendrá hasta el final de la primera rueda. Serán tres partidos al hilo: Cali en el Monumental de Palmaseca, Racing o Puebla en la Bombonera y Bolívar en La Paz. Y encima, entre la 2ª y 3ª fecha del grupo 3 se jugará el superclásico en el Monumental… El parate llegará después del 13 de marzo, cuando Boca cierre la seguidilla ante Unión y la Copa dé un descanso. Salvo que en ese huequito que deja el calendario metan Copa Argentina…

Comentários no Facebook