FC Barcelona: El equipo azulgrana es acusado de estar protegido por los árbitros

0
153

Es un clam

Publicidad

Presenta el mejor balance de la década a favor en amarillas, rojas y penaltis Las cinco expulsiones de la discordia en Champions

Hacía mucho tiempo que un arbitraje no levantaba tanta polvareda como la que generó Felix Brych durante los noventa minutos que duró el Barcelona-Atlético de Madrid de este pasado martes. Las redes sociales, las tertulias y los análisis posteriores han criticado la actuación del colegiado alemán pero, sobre todo, han abanderado una nueva teoría de la conspiración en la que el Barça sería el gran beneficiado. Más allá del resultado final, dos jugadores han sentado las bases para tejer una ecuación que favorecería a los culés: Fernando Torres y Luis Suárez. El primero fue expulsado a la media hora por dos amarillas que se discuten desde el lado rojiblanco, y el segundo se libró de la roja por dos presuntas agresiones.

“Los del Barça hemos visto claramente que son dos amarillas a Torres y todos los del Atlético, que no. Lo típico y normal. El que dicta sentencia es el árbitro. ¿Cómo las he visto yo? Como todos los aficionados culés, clarísimas”. Era el análisis de Luis Enrique, que se abonaba al dicho de que el color de la realidad se ve según con el prisma con la que se mire.

A partir de aquí empezaron a surgir estadísticas y argumentos para todos los gustos. Hay una realidad incuestionable que atestigua que el Barça es el equipo que más veces ha jugado contra diez futbolistas en Champions por las expulsiones que han sufrido sus rivales.

Los culés han visto cómo expulsaban a 30 rivales en 215 encuentros de la máxima competición continental. Del Horno (Chelsea), Juninho (Lyon), Motta (Inter), Van Persie (Arsenal), Pepe (Real Madrid), Terry (Chelsea), De Michelis, Zabaleta o Clichy (City) han sido algunos de los damnificados en los últimos diez años, aunque quizá el más notorio fue el caso de Lehmann, portero del Arsenal expulsado en la final de París 2006 por derribar a Eto’o a los 20 minutos.

Precisamente, Frank Rijkaard, entrenador de aquel Barça campeón de Europa tenía una teoría para este tipo de jugadas. “Todo es una consecuencia de tu juego. Si tienes la posesión te tienen que hacer faltas para quitarte la pelota y eso al final acaba con tarjetas. Y si atacas mucho y pasas el mayor tiempo del partido en el área rival, es normal que te acaben haciendo penaltis”, explicaba a MARCA.

Un infierno a la vuelta

La prensa internacional, mucho más objetiva en duelos fratricidas de una Liga que no es la suya, consideraba justa la expulsión de Torres, que al final fue la que acabó decantando el partido al permitir que el Barcelona jugara en superioridad durante una hora.

Ahora al equipo azulgrana le espera un infierno en su visita al Vicente Calderón la próxima semana, donde el Atlético deberá remontar el 2-1 adverso con el apoyo de su público. En el club no han querido hacer valoraciones y se limitan a justificar los humanos errores de los árbitros.

Comentários no Facebook