Evilio Cardozo,la joyita de 15 años,sueña con sacar a su familia de la villa y terminar el secundario

0
83

Evelio Cardozo, de 15 años, se curtió en la villa y ya se pone a los suyos al hombro. También desea terminar el secundario y jugar con Bou y Licha.

Encara por la izquierda, elude a un defensor que le lleva tres cabezas, lo deja como un poste y define de cachetada, junto al segundo palo. El video entrega una imagen en la que Evelio Cardozo, con 10 años, muestra pasta de fuera de serie con ese pie derecho que, de manera anónima, también regó de talento las canchitas de tierra de la 1-11-14. Promesa de calidad, hoy tiene 15 años y ya es profesional: firmó contrato por tres años y medio con Racing, que le compró a Argentinos el 70% de su pase en 3.000.000 de pesos limpios para el Bicho.

Tímido y simpático a la vez, este chico sigue viviendo en una villa donde, como todas, abundan las carencias. Pero es rico en sueños de gambetas, de goles, de desparpajo. Y es un ejemplo, además, de que en un asentamiento puede penetrar la educación, el estudio, el trabajo. No todo es lo que muchos creen. “Hice la primaria y estoy en cuarto año de la secundaria, que quiero terminar”, dice el enganche, en la redacción de Olé .

– ¿Qué tipo de jugador sos?

– Chiquito de altura (1,64 metro), aunque manejo muy bien la pelota. Soy pensante, juego simple. Y cuando la tengo trato de arrancar rápido hacia adelante para desarmar a los defensores y poder entrar en conjunto.

– ¿Y cómo te las arreglás con esa poca altura?

– Eso nunca me jodió, sé muy bien cómo lidiar contra eso: lo esencial es tener mucha movilidad para que no tengan referencia mía y puedas moverme por todos lados. En Argentinos, en la Octava, había chicos más grandotes que yo porque se desarrollaron rápido, ¿viste?

– ¿Te iban muy fuerte?

– A veces los rivales se me enojan, pero todo en broma. Y pueden tirarte una patadita o un insulto, pero es normal, je. Por eso tengo que jugar a uno o dos toques para que esos defensores que te van con mala leche no te puedan agarrar.

– ¿Tenés ídolos?

– No, pero me gusta mucho Riquelme. Y de afuera, Iniesta. Son jugadores que me encantan. Siento que, más o menos, me relaciono con el juego de ellos. Físicamente creo que soy un poco más veloz, pero es el estilo que a mí me gusta.

– ¿En Argentinos te comparaban con alguien?

– No, con nadie. “Sos Evelio”, me decían, je. Lo que me gustaría más adelante es ser un ídolo para los más chicos. Sería hermoso.

– ¿Qué sentiste al conocer el interés de Racing?

– Me puse muy contento, pero me lo tomé con mucha calma. Soy muy tranquilo en ese sentido. Primero se había armado un revuelo cuando me quiso River. Mi representante (Roly Zárate) me ayudó mucho: gracias a él se hizo lo de Racing.

– Debe ser difícil estar sereno siendo tan joven y ya con un contrato…

– Mi familia me da tranquilidad. Siempre me pide que esté con los pies sobre la tierra. Estas son noticias que deben servirme de aprendizaje. Estoy empezando en este mundo del fútbol, tengo que estar tranquilo. Muchos me aconsejaron que no me la crea. Por ahí el día de mañana no soy nadie.

– ¿Qué pensás de Racing?

– Mirá, lástima que se fue Romerito… Lo vi en estos meses, la rompió, me gusta mucho cómo juega. De los que están ahora me encanta la Pantera Bou aunque sea delantero y no tenga nada que ver con mi juego. Sería un sueño compartir una práctica con él. Y Licha López también, un jugador de mucha experiencia. Otro que me gustaba era Milito.

– ¿Cuándo empezaste a descubrir tu habilidad?

– A los cuatro años ya jugaba a la pelota, pero a los seis iba a la canchita enfrente de mi casa, frente a la cancha de San Lorenzo. Como era chiquito me trataban bien. Hacía alguna diferencia… Jugaba con los más grandes, que me decían que lo hacía bien. Aprendí mucho ahí.

– ¿Qué cosas?

– Aprendí a caerme, a rasparme y no decir nada. En las canchitas del barrio aprendí a no sentir las patadas. En el barrio nadie te perdona, digamos, je. A veces, cuando llegaba antes que el defensor y le punteaba la pelota, me daban alguna patada que me hacía caer muy feo.

– ¿Eras el jugador que elegían siempre primero?

– No, me ponían a elegir a mí. Y me quedaba con mis compañeros. Por lo general ganábamos: yo me llevaba a los mejores. Jugábamos por la Coca o el que perdía se llevaba algún chirlito, je.

– ¿Cómo es vivir en la 1-11-14?

– Mirá, los que no están en ese lugar lo ven de una forma diferente, de mala manera. Pero la gente que vive ahí es muy tranquila. Hay mucha gente laburante, ni hablar. Es lo que más hay. El entorno es complicado, sí, pero hay muchos pibes en mi misma situación que nos llevamos todos muy bien, sin problemas.

– ¿Y con qué soñás?

– Aunque estamos cómodos donde vivo, sueño con que mi familia salga adelante y poder sacarla de la 1-11-14 para ir a otro barrio algún día. Siempre me apoyaron y quiero agradecerle todo lo que hicieron por mí.
Presentación de Evelio Cardozo
Evelio Cardozo, el juvenil de 15 años que Racing le compró a Argentinos.
Su padre, paraguayo, lo acompaña en la redacción. Albañil él, escucha le relato de su hijo. Su mamá, también guaraní, es ama de casa y bajo el mismo techo también están dos hermanas menores de Evelio: una de seis años y otra de 11, a quienes Racing les ofreció asistir al colegio del club. Además, le consiguieron una casa a la familia para que se mude en poco tiempo, ubicada cerca del predio Tita Mattiussi, en Avellaneda.

– ¿Cuando te vayas del asentamiento qué cosas vas a valorar más?

– Quizá, quienes viven en otro lado no valoran lo que tienen. Y los que están conmigo en mi barrio por ahí admiran lo que otros no valoran. Yo nací ahí, tengo muchos amigos que me respetan y quieren mucho.

– ¿Pasaste momentos de miedo alguna vez? Se sabe que ahí hay un ambiente pesado…

– A veces, a lo lejos, se escuchan tiros. Pero bien al fondo. Parece algo normal, aunque no esté bueno… Igual yo me siento súper seguro ahí, eh. Con mi familia andamos afuera a la hora que queremos, la verdad que nos sentimos libres, sin miedos. Lo digo en serio.

– ¿Y en lo futbolístico cuál es tu máxima ilusión?

– A corto plazo, llegar a la Primera de Racing y triunfar. Después, poder jugar en Europa. Ojalá pueda cumplir eso alguna vez.

Evelio, pichón de crack, arrancará la pretemporada el 18 de enero con la Séptima de Racing, la categoría que le corresponde por edad: el 6 de febrero cumplirá 16 años. Racing le da la bienvenida.

comentarios en Facebook