¿Es mala suerte o superstición? La idea de jugar en la Bombonera invita a un recuerdo maldito

0
163

Claudio Tapia le ofreció a Jorge Sampaoli que la Selección fuera local ante Perú en la cancha de Boca. Allí, quedó afuera del Mundial de 1970.

Publicidad

La idea de jugar en la Bombonera invita a un recuerdo maldito
Perú festeja en la Bombonera; Argentina se lamenta. El 2-2 dejó al equipo argentino sin el Mundial de México.

Selección Argentina de Fútbol
Frente a Venezuela, en la noche del martes, el Monumental lucía repleto. Como en las grandes citas, como en las finales. Pero el ambiente, ese que invita a sentirse definitivamente local, no acompañó al marco. No es novedad: el público de la Selección es muy distinto al de los clubes. Una sensación más teatral, más de música pop que de pasión popular futbolera. Tal vez por eso, o por ciertas afinidades personales y/o vinculadas a su puesto en la AFA, Claudio Tapia le ofreció a Jorge Sampaoli ser local en la Bombonera en el partido clave frente a Perú, el 6 de octubre, por la penúltima fecha de las Eliminatorias. Y la gestión ya está en marcha.

Al entrenador de la Selección -confeso hincha de River- no le cambia la ecuación el ofrecimiento. Tiene la cabeza -lógicamente- en otra cosa: reconstruir el ánimo y mejorar a un equipo que no pudo vencer en su casa al último de la competición previa a Rusia 2018. En cuanto a los jugadores la prioridad es otra: no moverse de Buenos Aires para evitar un viaje.

El eventual cambio de cancha, inevitablemente, invita a un recuerdo de esos que es preferible enterrar. La Selección se quedó afuera en las Eliminatorias de un Mundial por única vez en 1969, en el recorrido previo a México 1970. El día fatídico sucedió en La Bombonera.

La historia: Argentina había tropezado en sus dos visitas a Lima y a La Paz. De local, había vencido a Bolivia y en aquel último día de agosto necesitaba derrotar a Perú para acceder al triple desempate en territorio neutral. En esa ocasión, Alberto Rendo hizo un gol propio de Maradona o de Messi, quien todavía no había nacido. Pero no alcanzó. Apenas sirvió para ese 2-2 y para buscar el tercero ya en tiempo de descuento. No hubo caso. La Selección se quedó sin Mundial.

 

Más allá del recuerdo oscuro, los cambios de cancha no le suelen ofrecer garantías a la Selección. Dos de las cuatro derrotas sufridas por el equipo nacional en la fase previa de la Copa del Mundo sucedieron lejos de Núñez. Lo sabe el Maradona entrenador, cuando decidió mudar al Gigante de Arroyito el partido frente a Brasil, por las Eliminatorias para Sudáfrica 2010. Su equipo perdió 3-1. Aconteció también en la actual competición: el 11 de octubre del año pasado, en el Mario Kempes de Córdoba, el equipo que entonces dirigía Edgardo Bauza cayó 1-0 frente a Paraguay.

Las otras dos caídas (el histórico 0-5 frente a Colombia en 1993; y el 0-2 ante Ecuador, en el debut de estas Eliminatorias) sí sucedieron bajo el cielo del Monumental.

En cualquier caso, desde la AFA se tramitaba anoche el pedido formal ante la FIFA y ante la Conmebol para autorizar el cambio de escenario. Son optimistas.

¿Qué opinan en Boca? “No son momentos para ser mezquinos ni decir chicanas. Si se juega en la Bombonera el apoyo de la gente se va a sentir más que nunca. Todos queremos a la Selección y sabemos que la Bombonera late”, le dijo a Clarín el secretario del club, Christian Gribaudo.

 

Comentários no Facebook