¡Enterate La Trama secreta del APRIETE de La barra Brava a los jugadores del ciclon! Conflicto entre jugadores,CD y cuerpo Tecnico

0
754
Publicidad

Se sacudió San Lorenzo. Ganó la Supercopa hace apenas 40 días goleando a Boca, pero los resultados deportivos no vienen acompañándolo. Su presencia en la Libertadores corre riesgo: está último en su grupo, necesita ganar todo y esperar otros resultados para pasar de fase. Y en el campeonato local, el 0-3 ante Quilmes hizo que el equipo de Guede no sólo quede un poco más lejos de la zona de pelea: los ocho partidos sin triunfos hicieron que se pusiera en discusión la continuidad del DT, que se mostró preocupado por el presente, pero que nunca pensó en alejarse como se difundió en las redes…

Sin embargo, en Boedo el presente no cayó bien. Por eso, cuando el plantel llegó al hotel pasadas las 18.30 se encontró con la presencia de un grupo de barras que pidieron charlar con los referentes. Los convocados fueron Ortigoza, Caruzzo, Buffarini y Romagnoli. El encuentro duró 45’ y donde no hubo ningún grito, pero sí una sutil bajada de línea. El Polaco, el hombre con mayor peso dentro de la barra desde que Sandokán mudó su aliento a la platea Norte, fue quien encaró la charla, escoltado por Sebastián y Gonzalito. ¿Cómo ingresaron? Ante la presencia de casi 50 violentos, el encargado de seguridad del plantel negoció que sólo tres fueran al meeting.

Mientras algunos dirigentes del oficialismo (que pese a enterarse de la presencia inesperada no dio aviso a la policía) ven manos extrañas en esta aparición, la fuente  deslizó que el encuentro tuvo que ver principalmente con la clasificación a la próxima ronda de la Copa. “Si ustedes tienen problemas, hay que resolverlos. Pero en la Copa hay que pasar”, fue lo que deslizaron, pidiendo explicaciones sobre una interna en el grupo que los futbolistas negaron, e insistiendo en su apoyo al técnico. ¿Por qué la preocupación? Una eliminación temprana privaría a los violentos de los beneficios económicos que representa participar en un torneo internacional.

El domingo del Ciclón terminó con una charla del presidente Matías Lammens con el propio Guede, quien nunca dejó entrever que piensa en irse, mientras en el lobby del hotel los jugadores se reunían para hablar de lo ocurrido y de lo que se viene. Los violentos pasaron y echaron espuma por la boca. El clima en San Lorenzo, de golpe, se sacudió…

Comentários no Facebook