ENGANCHATE D’alessadro

0
83

D’Alessandro mostró su mejor versión cuando se tiró al medio. “Está para iniciar las jugadas”, opinó el DT.

Publicidad

Todo hubiera tenido otro color si River habría vuelto de Córdoba con un triunfo. La derrota opacó el debut de D’Alessandro. Sin embargo, la imagen que mostró en el segundo tiempo frente a Belgrano da para que los hinchas puedan ilusionarse con lo que el Cabezón pueda generar desde su zurda. Porque cuando se ubicó por el centro de la cancha, arrimándose a Domingo para agarrar la pelota rápido y decidiendo cuál era el camino que debía seguir el equipo, el 10 vestido de 22 marcó el rumbo y demostró que sus condiciones están intactas. Incluso físicamente se lo vio entero, sin problemas para jugar 90 minutos, a diferencia, por ejemplo, de lo que había ocurrido con el regreso de Saviola.

“Andrés está para iniciar, dando el primer o segundo pase más que para jugar en los últimos metros”, comentó Gallardo, que de arranque lo había hecho jugar recostado por la izquierda y por la derecha. Ya en el segundo tiempo, cuando metió al Pity Martínez y Bertolo por las bandas, hizo que D’Alessandro cumpliera claramente la función de enganche, la que lo hace sentir más cómodo. “No lo voy a poner por la banda para que corra a un lateral. Si tiene adelante jugadores que ataquen los espacios, puede ser un buen pasador. El se siente cómodo con la pelota”, se explayó el Muñeco sobre la función que le dará al Cabezón.

El zurdo siempre se destacó por sus cualidades técnicas y por su fuerte personalidad para hacerse dueño de la pelota y del equipo. Es un futbolista que no se esconde: por el contrario, siempre se muestra para pedirla. Casi que obliga a sus compañeros a pasársela y esa actitud incluso les quita presión y responsabilidad a los que tiene alrededor. Por eso, cuando tuvo la libertad para moverse como enlace, fue el momento en el que a D’Alessandro se lo vio participando con mayor continuidad en el juego.

El Cabezón estaba ansioso por jugar su primer partido. Ahora le falta pasar otro momento fuerte emocionalmente que será el de volver a pisar el césped del Monumental y ser recibido por los hinchas de River. Por ganas, no tiene problemas en volver a ser titular el jueves, frente a Godoy Cruz. En Brasil se acostumbró a jugar permanentemente cada 72 ó 96 horas. Y, además, está enchufadísimo con no sacarse la camiseta. Quiere revancha rápido para sacarse el sabor amargo con el que se volvió de Córdoba. Fueron 90 minutos en cancha y casi 30, los que jugó claramente como enlace, en los que demostró que ésa es la zona de la cancha donde se mueve como más le gusta.

El Cabezón está enganchado. Y quiere que todo River se enganche con el fútbol que nace de su zurda.

Comentários no Facebook