En el dia internacional del beso; ¡Los besos más recordados del fútbol!

0
422

Desde Diego Maradona hasta Paul Scholes: estos jugadores no dudaron en celebrar con un beso

 

El Día Internacional del Beso se celebra cada año con motivo de la fecha en la que se realizó el beso más largo de la historia, que duró 8 horas 35 minutos y 58 segundos.

Nosotros repasamos los besos más recordados de futbolistas que demostraron su cariño en el terreno de juego:

Fue la imagen de la celebración de la primera Copa de Europa del Barcelona. Stoichkov cogió del cuello a Koeman, héroe de la final de Wembley, para fundirse en un beso símbolo del Dream Team de Cruyff.

Sucedió en un Clásico argentino de 1996. Boca Juniors goleó por 4-1 a River Plate, que llegaba al encuentro como campeón de la Libertadores. “El beso del alma”, tituló El Gráfico en portada con la imagen de Caniggia y Maradona en pleno éxtasis.

Ambos jugadores se enzarzaron durante un partido entre Barcelona-Athletic y el brasileño le acabó regalando un beso

El roce hace el cariño. Paul Scholes y Gary Neville fueron compañeros durante más de una década en el Manchester United, pero de todos esos años queda sobre todo una imagen: la del beso de Neville a Scholes tras un gol en el derbi ante el City.

El técnico rumano Marius Sumudica pasó a la historia por ser el primer entrenador en dar un beso al árbitro tras ser expulsado. El Rapid de Bucarest empató ante el Medias Gaz Metan sobre la bocina y Sumudica, literalmente, enloqueció.

Rakitic y Carriço protagonizaron el último gran beso del fútbol durante la celebración de la última Europa League conquistada por el Sevilla en mayo del año pasado en Turín.

El delantero belga se fue a la grada donde estaban los seguidores del Liverpool tras marcar al Aston Villa y se encontró con esta sorpresa.

Un ‘cariño’ de Samuel Caballero enfadó al mexicano.

Esta divertida imagen entre los dos jugadores dio dando la vuelta al mundo.

El legendario portero del Bayern de Múnich acabó besando a Heiko Herrlich en un Bayern-Dortmund de 1999. ¿Cariñoso Kahn? Más bien todo lo contrario.

comentarios en Facebook