Copa Libertadores

El record que busca River de Gallardo que ni el Barcelona lo busco y solo el Boca de Bianchi lo logro ¿Podra?

River, casi clasificado a octavos, está ante un reto que no superó ni el Barcelona: ser bicampeón continental. Con Gallardo ya batió varios récords: ¿podrá con éste? En lo que va del siglo sólo el Boca de Bianchi lo logró…

Las fotos de la práctica de River (@carpoficial).

¿Cómo se hace para ganar dos Libertadores consecutivas? Poca gente lo sabe. Pero en eso anda River, en ese sueño de quedar en la historia grande fútbol sudamericano y mundial. En realidad, el River de Gallardo ya hizo lo suyo y a partir de ahí el objetivo de máxima para el Muñeco será, en todo caso, empatarle a la historia. Esa es la vara, así de alta está: ganar la Copa otra vez no es una tarea fácil, pero parece más probable con Napoleón en el banco. Parece más probable cuando el objetivo está encuadrado en una era, que es la que empezó a escribir en 2014 el propio Muñeco. Gallardo ya le ganó a la historia cuando metió la trifecta consecutiva Sudamericana-Recopa-Libertadores, algo que nunca antes había sucedido (y quedó cerca de ganar la Sudamericana del año pasado, en la que llegó hasta semifinales), eliminó dos veces al hilo a Boca, jugó la final del mundo en Japón contra el mejor equipo de fútbol de todos los tiempos.

¿Por qué no pensar en un bicampeonato de América? En principio, hay algunas razones para dudar y acaso pasen por lo más importante de todo: por lo que se ve adentro de la cancha. Porque el River de Gallardo no es uno solo, porque el River de Gallardo de antes parece bastante lejos del River de Gallardo de ahora: sin Funes Mori, Sánchez y Kranevitter, la cosa es otra. Porque las lesiones y/o las suspensiones atentan para que el Muñeco pueda formar, efectivamente, un equipo de fútbol, un conjunto con identidad propia, con ideas claras. Pero dicen los que saben que a partir de la semana que viene arranca otra Copa, la verdadera, ésa en la que River el año pasado dejó afuera a cucos como Boca y Cruzeiro. Los mano a mano pueden sacar a relucir la chapa copera de este equipo, o de parte de su columna vertebral, que es lo poco que conserva River del viejo River. “Quiero que empiecen ya los mano a mano”, dijo el Muñeco el domingo. Y es que los mata-mata son los partidos favoritos de Gallardo, y de Barovero, y de Mercado, y de Maidana, y de Vangioni, y de Ponzio, y de Mora y de Alario. De hecho, de los 13 cruces internacionales a ida y vuelta que jugó el equipo desde que Napoleón es el deté, ganó 12 y perdió uno solo, ante Huracán.

River está ante el desafío de igualar la marca de muy pocos equipos: ser bicampeón continental no es nada simple. Que le pregunten al Barcelona de Luis Enrique, si no: en Europa, la última vez que un equipo metió doblete fue el Milan de Arrigo Sacchi en las ediciones 89 y 90 de la vieja Copa de Campeones, predecesora de la actual Champions League. Y en Nuestramérica, el único que logró repetir en este siglo fue el Boca de Bianchi, otro hincha de River, en las Libertadores 2000 y 2001: sí, otro técnico que marcó una era internacional en un equipo argentino. Antes, lo había conseguido el histórico San Pablo de Telê Santana (92-93) y después ya hay que remontarse a las décadas del 60 y 70, donde la Copa Libertadores era bien bien distinta y cuando los campeones entraban directamente en semifinales…

¿El River de Gallardo podrá meterse en ese selecto salón de la fama del fútbol internacional? Desde la semana que viene se sabrá efectivamente si puede empezar a romper la historia. Otra vez.

MAS LEÍDAS

El mejor contenido del Futbol Argentino e Internacional.

Copyright © 2016 Todos los derechos reservados www.lamanodedios.com.ar

To Top