EL PASADO LO CONDENA. El penal,de un ex boca, que desató la rebelión en Boca – Olimpia

0
1041

Espinoza sancionó la falta por una supuesta mano de Rolín,un ex Boca. Luego acertó al hacer repetir la ejecución. Expulsó a Vargas y todo Olimpia explotó.

Va de nuevo. Centurión le da la pelota a Bou. Todo Olimpia protesta. (Jorge Sánchez)

 

Lo que debería haber sido un amistoso terminó en un escándalo. Anoche, luego del empate de Walter Bou tras un penal incorrectamente sancionado por Fernando Espinoza, los jugadores de Olimpia se retiraron del campo antes de que se terminara el partido (con el empate en el marcador el ganador debía definirse por penales). Uno a uno, los futbolistas paraguayos se dirigieron hacia el vestuario entre quejas al árbitro y botellazos que les caían desde las tribunas, uno de los cuales hasta impactó en Pablo Pérez, que intentaba llevar tranquilidad a un desenlace impensado.

¿Qué pasó? El desarrollo del partido se fue calentando sobre el final. Cuando restaban apenas unos minutos, la tranquilidad mutó por varias piernas fuertes y algunos encontronazos entre los protagonistas. El afuera también ayudó a que la temperatura subiera: desde uno de los codos del estadio le arrojaron botellas a los jugadores de Olimpia que intentaban patear un córner.

Luego, llegó el caos. Ya sobre el final del amistoso, Fernando Espinoza sancionó incorrectamente un penal para Boca por una supuesta mano de Alexis Rolín, que no fue. El primer remate de Walter Bou fue detenido por Víctor Centurión, pero a instancias del juez asistente de ese sector el árbitro decidió que se debía volver a patear ya que el arquero se adelantó un par de metros. Luego, en el segundo intento, el delantero de Boca marcó el tanto del empate, que desató la locura de los futbolistas paraguayos, Primero, Espinoza echó a Vargas por protestar airadamente y entonces creció el enojo paraguayo: decidieron irse del campo entre botellazos que caían de la tribuna. Eso sí, desde la dirigencia de Olimpia fueron un paso más allá: “El árbitro los agredió verbalmente”, deslizaron.

Los dirigentes de ambos clubes acordaron que, dadas las circunstancias, la Copa Pachamama (que ayer estaba en juego), quedara vacante. La fiesta, en definitiva, terminó en un bochorno histórico.

COMPARTIR

comentarios en Facebook