El otro lado de Edwin Cardona, escándalos e inconducta

0
705
Edwin Cardona - Boca

Los hinchas de Boca están embelesados con el colombiano Edwin Cardona tras sus presentaciones ante Banfield y Gimnasia y Tiro de Salta. Pese a la desconfianza inicial, el colombiano desplegó todo su talento, marcó dos goles y habilitó en reiteradas oportunidades, ganándose la comparación, por parte de los más osados, con Juan Román Riquelme.

Publicidad

Sin embargo, Cardona tiene otro perfil. Su carrera está plagada de problemas de conducta y polémicas, que le costaron ser separado de varios equipos. Además, tiene un triste prontuario de peleas con compañeros y jugadores.

Cardona, 24 años, debutó en Atlético Nacional en 2009. Sus buenas actuaciones le valieron ser convocado a la Selección Sub 20 de Colombia, de la cual fue separado por el entrenador Eduardo Lara por generar una interna con Michael Ortega.

Luego pasó por Independiente Santa Fe y Junior, donde estacaron su calidad pero criticaron su falta de compromiso con el equipo, volvió a Atlético Nacional, que lo vendió al Monterrey en diciembre de 2014. Allí deslumbró a los hinchas los primeros seis meses, pero luego comenzaron los problemas de conducta.

El volante tuvo varios choques con Antonio Mohamed, entrenador del equipo, quien le reprochó su falta de profesionalismo y le dijo “irresponsable”. De hecho, en el último año protagonizó tres hechos que detonaron su salida a Boca.

El primero de ellos fue en junio de 2016, cuando retornó de sus vacaciones con un importante sobrepeso. El 17 de julio de ese mismo año fue expulsado a los 6 minutos Puebla, situación por la que se peleó públicamente con Mohamed. Tres meses después, Cardona no fue convocado para jugar con Tigres y en vez de acompañar a sus compañeros yo quedarse entrenando decidió tomarse dos días de vacaciones junto a su familia en Cancún.

A raíz de todo lo que ocurrió el último año, Monterrey le abrió la puerta al jugador para que se marche. De hecho, en enero intentaron darlo a préstamo en el fútbol mexicano, pero el volante no aceptó. En el último libro de pases, Cardona presionó para que lo vendieran, con expectativas de saltar a un equipo europeo, pero al no aparecer ningún equipo del Viejo Continente recayó en Boca, donde lo esperaban con los brazos abiertos.

La calidad del colombiano está afuera de toda discusión, pero la indisciplina fue un problema a lo largo de toda su carrera. Habrá que ver si luego de un año muy movido, puede asentarse y ser protagonista por lo que realiza dentro del campo de juego y no por situaciones extrafutbolistica.

COMPARTIR

Comentários no Facebook