El Mellizo es el nuevo DT de Boca, ¿Saldra adelante el equipo?

0
448
Publicidad

Guillermo Barros Schelotto está a una firma de convertirse en el entrenador de Boca, algo que parecía predestinado desde su época como jugador y situación con la cual coqueteó más de una vez. Su paso como jugador por la institución le otorga el crédito necesario para convertirse en el favorito de la gente, pero el momento que vive Boca, con torneo local en jaque y Copa Libertadores como obsesión, no se presta para demasiados error. ¿Podrá impregnar su idea de juego con el temporalizador a punto de llegar a cero?

Si bien avisó que no quiere transformarse en un bombero de incendios, el Mellizo cuenta con un historial que invita a esperanzarse con resultados en la inmediatez. De hecho, su primera temporada y media en Lanús siempre se mantuvo en la discusión (Inicial 2012: 4° con 34, Final 2012: 3° con 33 e Inicial 2013: 2° con 30). ¿Cuál es la clave? “Primero trabajamos en que el jugador se sienta seguro de él mismo. Apuntamos al convencimiento del futbolista en sus condiciones, incluso por sobre la idea de juego”, avisó. ¿Será lo que Boca necesita?

 

 

Tres puntas y tres volantes con llegada, la idea madre del Mellizo.

Quizás haya sido su pasado como wing lo que lo decantó por utilizar el 4-3-3 como su esquema madre, y si bien lo ha utilizado en el 90% de sus partidos, no se incomoda si necesita cambiar. De hecho, luego de vencer a River por los Cuartos de final de la Copa Sudamericana 2013 con el tridente Lucas Melano, Santiago Silva y Lautaro Acosta, entendió que para bajarlo a Ponte Preta en la Fortaleza no alcanzaba, por lo que cambió a un 4-5-1 con Silva como punta de lanza y Hernán González, Leandro Somoza, Oscar Benítez, Víctor Ayala e Ismael Blanco por detrás de él. ¿El resultado? Campeón.

Boca llega carente de gol y, principalmente, de juego. Arruabarrena metió mano para tratar de acompañar a Tevez de la manera en la que se sienta cómodo, aunque no terminó de encontrarle la vuelta. ¿Qué piensa el Mellizo? “En lo ofensivo, prefiero darle la impronta al jugador y su capacidad. El sistema táctico es importante para el plano defensivo”, explicó cuando asumió en el Grante, así como también avisó que evita no aturdir a sus jugadores con conceptos extravagante de entrada.

 

 

 

Para recuperar, el trio del medio cumple un rol fundamental.

Su última excursión como entrenador no fue la esperada. En el Palermo de Italia duró cuatro partidos aunque mostró algunos destellos de sus gustos. En el match frente al Milan, con la urgencia de sumar y comenzar a escalar posiciones, optó por un definido 4-3-3 con Franco Vázquez, Alberto Gilardino y Robin Quaison como extremos. “Para elegir un esquema, analizamos la calidad de nuestros futbolistas y decidimos.Podemos jugar con o sin enganche, con cuatro en el medio o con tres en el fondo. Hay un planteo que me gusta más que otro, pero eso lo definen los jugadores”, avisó el Melli. La era de Arruabarrena, de hecho, comenzó con un esquema similar al que aspira Barros Schelotto. En aquel entonces, conformado por Chávez, Calleri y Carrizo. ¿Se animará Guillermo a volver al tridente ofensivo?

Comentários no Facebook