¡El mejor regalo del día del padre para el Cata! Su hijo juega con la 10 e hizo un GOLAZO con la presencia del central

0
306

Tomás Díaz es zurdo, juega con la 10 en la 8ª y a su papá le dicen Cata. Ayer, el capitán lo pudo ver por primera vez y el nene convirtió un gol. ¡Feliz día!

Tomás Díaz hizo un gol y tuvo buenos desbordes en el 3-0 ante Banfield (Prensa Boca).

Alex Fernández, con el número 7 en la espalda, manda el centro cruzado desde la derecha. Fossatti, el que lleva la 11, la baja en el punto penal. Y el 10, un rubio que se llama Tomás Díaz, elige definir suave pero preciso contra el palo izquierdo. El grito es especial. Todos lo abrazan, casi que se pierde entre tantos apretujones, pero él siente a sus compañeros y también a su papá que está del otro lado del alambrado. Es la situación inversa a la de tantas veces. Y hay dedicatoria de corazón de futbolista que quiere ser a futbolista consagrado. El mejor regalo por el Día del Padre. Porque Tomy es el hijo de Daniel, al que todos conocen como el Cata.

Fue la primera vez que el capitán xeneize pudo ir a ver jugar a su hijo en las Inferiores de Boca. Al mediodía terminó la pretemporada en el predio de la AFA, donde estuvieron concentrados en períodos de tres días durante dos semanas, y de Ezeiza se fue directo para La Candela, en San Justo, para ver el partido de la Octava con Tomy entre los titulares. Normalmente es la mamá Celeste la que acompaña al nene a todos lados. Ayer estuvo la familia completa para disfrutar el triunfo 3-0 a Banfield con ese gol tan especial. “El chico es muy amoroso, como toda la familia. A diferencia de lo que se puede llegar a pensar, por ser el hijo de un jugador conocido, es todo humildad. Y se lo dijimos”, explica Coqui Raffo, coordinador de fútbol juvenil del club. Cuentan que la flia. Díaz suele invitar a los compañeros de su hijo a su casa y también regalarles botines a los chicos.

Nacido en Rosario el 1/5/2001, Tomás se incorporó a Boca recién este año, porque anteriormente la familia prefirió que se dedicara sólo al estudio. Sus primeros pasos los dio en España. Mientras su papá estaba en el Getafe y el Atlético de Madrid, él pasó por el Rayo Majadahonda y el Real. Y cuando el Cata decidió volver a Boca, el nene también se enfocó en ponerse la azul y oro. “Puede jugar tanto de interior como de extremo izquierdo. Tiene el físico como Di María y en el uno contra uno saca mucha diferencia. Es distinto al padre. Y es zurdo, ja”, agrega Raffo.

En este que es su primer año en las Inferiores, Tomás se afianzó entre los titulares, ya había metido dos goles en la Zona Clasificatoria y el de ayer fue el primero en la Campeonato, en la que su categoría va primera con siete puntos en tres partidos. “Me cortaron la siesta, pero me dio mucho placer poder verlo”, comentó el Cata a los dirigentes que siguieron el partido cerca suyo, detrás de uno de los arcos de la cancha principal de La Candela. Y sí, qué mejor regalo por el Día del Padre que el gol de su hijo…

COMPARTIR

comentarios en Facebook