El jugador regalado en River,que casi se va,que Gallardo no lo ponía y hoy lo esta SALVANDO

0
68

Arzura, otro que casi se va a préstamo, esperó su chance y le llegó: “Trato de demostrar que no me tienen que sacar”.
arzura-puso-camiseta_oleima20160108_0188_28

 

 

quiero una revancha personal. Si lo que hice no alcanzó, tendré que hacer más”. El calor apretaba en Orlando y el panorama lo apretaba aún más a él. Joaquín Arzura veía cómo se seguían sumando competidores para el puesto con la llegada de Iván Rossi durante la última pretemporada, pero tenía una convicción: no quería irse a préstamo por más que arrancara unos cuantos lugares más atrás que el resto. Y así fue. Se quedó, en el medio participó de los Juegos Olímpicos, se reintegró al plantel y esperó este momento, el que tanto deseó. Parecía difícil en el escenario inicial, pero las lesiones de los defensores sumadas a la del ex Banfield generaron el hueco para que Gallardo le diera una oportunidad. “Tengo ganas de jugar y aprovechar los minutos que me tocan. Trabajo día a día para convencer al entrenador y ser más jugador de lo que soy”, contó el volante que compartirá el medio con Nacho Fernández.

Admirador de Mascherano, el pibe de Campana le ganó la pelea a Domingo, otro de los competidores que hay en la lucha por ser el volante central, después de haber vivido una de sus mayores alegrías desde que llegó a River: el gol que le convirtió a Unión. Y aunque sabe que esta vez le toca porque Ponzio irá a la cueva, mantiene firme la ilusión que lo llevó a no querer cambiar de camiseta. “Desde el primer día sueño con ganarme un lugar y ser importante. Trataré de demostrarle al entrenador que no me tiene que sacar”, comentó en radio Rivadavia.

Acostumbrado a jugar con continuidad desde el 2013, el ritmo se le cortó a Arzura con la mudanza al Monumental a comienzos de este año. Ponzio, Domingo, Nacho Fernández, Lucho González y Rossi fueron y son los otros que pelean por ser parte del doble cinco. Debió acostumbrarse a no jugar, aunque confesó que “no disfruto yendo a entrenar y después pasar el fin de semana en mi casa o teniendo que ir a ver a los chicos que juegan”. Mañana, justo en el choque contra el puntero del campeonato, tendrá una nueva oportunidad para esa revancha personal que se propuso. Es consciente de que individualmente tal vez se juegue mucho más que el propio equipo: “Es un partido importante, pero no definitorio. Es verdad que si perdemos se alejan a 10 puntos, pero en un torneo largo no es tanto”.

comentarios en Facebook