El inexplicable fenómeno del Cholo

0
100

Es un detalle sintomático. Algunos de los escritos que glosan las andanzas delAtlético de Madrid han visto como se añadía en los últimos tiempos la mayúscula al artículo para designar a Simeone. El entrenador anteriormente conocido como el Cholo es ahora El Cholo, como sólo antes la historia se había referido a un mito como El Che. De la misma manera que lo de Ernesto ha quedado en la nebulosa, comienza a hacerlo lo de Diego, que más que un técnico de fútbol se ha convertido ya en el líder de un ejército. Lo forman 11 en el campo y 50.000 alrededor. A todos los dirige él.

Es innegable el punto de revolución en el Atlético, que ha retardado el traspaso de escenario hacia donde parece abocado el fútbol. Su presencia en las semifinales de la Champions ha evitado que las semifinales las copasen cuatro de los cinco que encabezan el ranking Forbes (todos menos el United). Podrán esgrimir que fue el club que más dinero gastó en fichajes este verano -para compensar lo que vendió-, pero el músculo financiero rojiblanco aún queda lejos de toda la nobleza con la que alterna.

Simeone es la única explicación que iguala el rasero. La lobotomía provocada en sus pibes hasta convertirlos en once extensiones en el campo compensa lo que los datos aplastan. Sucede también en la comparativa de las internacionalidades. ElReal Madrid acumuló en su once titular el martes 719 partidos de selección, 438 el City y 609 el Bayern. El Atlético sólo 202. Da lo mismo. Parecen veteranos que juegan con la pasión del que afronta cada partido como si fuera la final de la Copa del Mundo.

El fenómeno es inexplicable. Su aventura engancha a entusiastas como la Premierdel Leicester. Y todo por el Cholo. El hombre que ha desafiado los tratados. Igual que Valdano enseñó a los periodistas deportivos que había otra vía fuera de la Universidad para escribir bien, Simeone se lo ha mostrado a los psicólogos. Hasta adelantarlos a todos.

COMPARTIR

comentarios en Facebook