¡el dia después del desastre! Boca volvio a entrenar luego de la eliminación,Orion no se presento,El cata no es indistido y Tevez ¿Sigue?

0
5828

Las consecuencias de la eliminación no se hicieron esperar: el Cata Díaz dejó de ser un indiscutido y podría perder el puesto, el representante de Orion va a reunirse con Angelici y Guillermo quiere más de un refuerzo por línea. ¿Y Tevez? Mmm…

Gustavo y Guillermo evaluaron todo el panorama de Boca.

Este texto podría arrancar con la lluvia y la Bombonera como símbolo de la tristeza de una noche que nadie olvidará. O con el dolor de un vestuario que superó -si estas cuestiones se pueden medir o comparar- al de las peores pesadillas con River. Con las lágrimas de los chicos que se criaron con la leyenda de los equipos de Bianchi. Con la bronca de los incondicionales que intentaron apoyar hasta los últimos segundos pero que terminaron contextualizando (dramatizando) la agonía. Todos serían intentos fallidos. Nada estará a la altura ni se acercará a representar lo que sintieron en cuerpo los presentes o en alma los que estuvieron de la manera que pudieron el 14 de julio de 2016, cuando los sueños quedaron destrozados. Boca, el día después del desastre.

A la 1.10 del viernes el cuerpo técnico dejó el estadio. Cinco minutos después lo hizo Agustín Orion. El resto de sus compañeros, con Carlos Tevez a la cabeza, lo había hecho 45 minutos antes, saliendo -por primera vez en al menos cinco años- por una puerta lateral del vestuario local. Daniel Angelici, quien había estado ahí una vez consumada la derrota, también se estaba yendo a descansar. Descansar, en realidad, es una forma de decir: el Mundo Boca no durmió. Todos trataron de comprender lo que había pasado. Todos empezaron a tomar decisiones. Las consecuencias de una de las peores derrotas de la historia del club no tienen límite.

“Lo que jode es que se regalaron cinco goles. Los errores defensivos en toda la serie fueron groseros. El análisis del partido es uno por desarrollo, pero increíblemente lo entendés con el resumen de televisión”, fue la primera parte de las conclusiones de alguien con peso específico en el día a día. Cinco goles recibió en la serie. Cinco fallas puntuales de los cinco integrantes de la defensa “que no se pueden tener en una semifinal”. De atrás para adelante, veamos…

Orion, el héroe de los cuartos contra Nacional, se equivocó en el quinto gol de los ecuatorianos. Con Sara con un pie en Independiente -o donde sea- buscarán a alguien para que le dispute el puesto con seriedad. Santiago Hirsig, representante del arquero, se juntará apenas regrese al país con el presidente Angelici. ¿Para hablar de su continuidad? Agustín Marchesín, vieja debilidad de los Mellizos, parece imposible: tuvo una lesión reciente en el hombro y es ídolo en Santos Laguna de México.

Leonardo Jara y Frank Fabra fallaron en los dos goles en Quito. Se podría decir que la del correntino fue una fatalidad, “pero en los equipos campeones de la Copa el 4 no se resbala”. Lo del colombiano fue conceptual, lo que agrava su lugar en la consideración.

Guillermo Barros Schelotto pidió e insistió por un 2 (Gustavo Gómez) porque consideraba, vaya novedad, que lo necesitaba. Daniel Díaz nunca aportó garantías y dejó de ser indiscutido. Falló en el gol que abrió el partido y fue partícipe necesario en el golazo de Angulo en el Atahualpa. Llegó Santiago Vergini, que no era ni la primera ni la segunda opción pedida: el único candidato potable que se podía incorporar inmediatamente por las dificultades de un mercado que encontró a Boca a contramano. Probablemente se incorpore otro más. Cata, pese a que fue dubitativo ante la consulta en vestuarios (Nobleza obliga: fue el único en dar la cara), no piensa en irse. Pero si semana a semana hasta el inicio del campeonato empieza a recibir la pechera de los suplentes, su decisión podría cambiar. Insaurralde, responsable directo del cuarto gol, tampoco tiene su lugar asegurado.

“Los partidos con diferencia de jerarquía entre equipos se pueden emparejar físicamente. No fue el caso: lo igualaron emocionalmente. Y en la Bombonera”, expresó otro con voz autorizada en el complejo Pedro Pompilio. Desnudó la falta de personalidad del equipo que fue superado mentalmente por -atención- Independiente del Valle. Falta de liderazgo, también. Ahí es donde aparece la figura de Carlos Tevez. “Se sintió su ausencia”, coinciden los que definen el rumbo de Boca. ¿Qué le pasó? No hay una explicación clara. Ni siquiera una justificación o excusa. A partir del dolor de la derrota potenciado por malestares previos, desde el entorno del jugador blanquean su inestabilidad y pensamientos lejos del club. La directiva no piensa que se pueda llegar a ir -y ante el menor indicio harán lo imposible por retenerlo porque lo consideran fundamental en la reconstrucción. El cuerpo técnico de Guillermo tampoco percibió indicios de partida, aunque tiene cierta inquietud debido a la ola mediática que surgió desde la filtración de información de quienes lo rodean. “Su principal motivación era ganar la Libertadores con Boca”, dicen. Ni siquiera se sabe si el club participará de la próxima edición (el único camino es ganar la Copa Argentina).

¿Y ahora? Nicolás Lodeiro se irá. Guillermo Sara también: ya hay empresarios ofreciendo reemplazantes. Gino Peruzzi, si algún club lo viene a buscar por una cifra medianamente considerable, tampoco seguirá. Y la lista se puede ampliar. No dejarán huecos vacíos: la intención es que llegue, como mínimo, un jugador por línea -y quizás más. Hasta ahora, las incorporaciones fueron lo mejor que estaba a disposición. “El mercado se presentó muy difícil para el club”, le explicaron  . ¿Los motivos? El calendario a contramano que potenció la necesidad de Boca y desembocó en el desfasaje de los precios pedidos por los que no estaban apurados por negociar. Los Schelotto no aceptarán terceras ni cuartas opciones: quieren jugadores acordes a lo que exige la historia del club.

Faltan cinco semanas para el inicio del campeonato. “Es difícil trabajar en lo anímico, pero tenemos que ponernos bien”, dijo el propio Guillermo en la conferencia de prensa. Lo que empezará es una puesta a punto futbolística, ya que consideran que físicamente están al 100%. La decisión es sostener el 4-3-3, aunque deberán refrescar conceptos e incorporar intérpretes que hagan realizable la idea. También conseguir cierta seguridad defensiva que faltó a lo largo de toda la Copa (le convirtieron en todos los partidos de local con público). El torneo es el nuevo objetivo. El pasaje a la próxima Libertadores, el segundo en la lista. La revancha, la única obsesión.

comentarios en Facebook