El ciclon se comienza a ilusionar

0
82
Publicidad

Cómo no ilusionarme, si remontamos dos partidos, goleamos en una final, no paramos de convertir y el panorama que parecía oscuro se va aclarando…

Cómo no hacernos la cabeza, Cuervos, si Cerutti es una versión remixada de Lavezzi, con biotipo de wing de los setenta, velocidad crucero al atacar, polenta para retroceder y recuperar…

Cómo no soñar despierto si Belluschi tira un caño de esos que nosotros ni dormidos podemos inventar, y te deja parado a tres rivales con un paso de baile futbolero, un firulete de esos que algún raro bicho ha dicho que ya no era tiempo de tirar…

Es imposible no pensar en pelear. En seguir avanzando, ¡si hasta en Bahía Blanca ganamos! Sí, el Sur también existe, y era bastante hábil para eludir nuestras victorias. Pero ayer hubo solvencia y contundencia para definir un partido en el que, amén del lujazo de Fernando, sólo brilló el arcoiris y ese tiro del Pocho que dio en el travesaño y habilitó a Blandi…

Cómo hacemos, señores, para no creer que se puede pelear este torneo exprés de 30 equipos, en el que ya estamos primeros en nuestra zona, metiéndole presión a Independiente y cía. Vale soñar, si Nico sigue haciendo goles (tres en cuatro partidos, uno en la finalísima ante Bokids). Si Buffarini y Mas se desloman en cada pelota -Emma tuvo mucho que ver en el triunfo, salvando una pelota en la línea- y Caruzzo se afirma en el fondo como capitán sin brazalete. No hay chances, Cuervos, de que nos invada el pesimismo. Si los relevos que ayer salieron a la cancha funcionan (Paulo Díaz tuvo un debut discreto, a pesar de algunos yerros en el primer tiempo) y los titulares, ayer ausentes -Ortigoza- Blanco- Romagnoli- ya han demostrado lo que pueden ofrecer…

No se puede. Sólo queda ilusionarnos. Mientras Los Insoportables de Guede continúen ganando, luchando, dando todo, en Boedo seguiremos festejando…

Comentários no Facebook