Duras declaraciones de Guillermo sobre Wanchope; “Yo no lo pedi” ¡Enterate todo lo que conto!

0
277

 

 

-Angelici dijo que disfrutes la semana de vacaciones, que él se ocupaba de los refuerzos. ¿Se puede descansar siendo técnico de Boca?
-No, la verdad es que el contacto es diario… No voy al club a entrenar, pero estamos hablando… buscando los mejores refuerzos para Boca.

-¿Elegiste el lugar de vacaciones o el trabajo no te lo permitió?
-No, eso quedó relegado en la familia, ja. En este tiempo no pude pensar más que en Boca.

-¿Es la misma intensidad con la que lo vivías siendo técnico de Lanús?
-No, es distinto. Son diferentes las decisiones que tomás, la repercusión que tienen. Es otra cosa.

-¿Dormís tranquilo?
-Sí. Cuando llego a mi casa no sigo pensando en el trabajo. A ver, tengo cuatro hijos y ellos también me preguntan por los jugadores, pero mi mujer no. No es fanática del fútbol.

-¿Que a ella no le guste te facilita poder separar tu familia de Boca?
-Sí, me ayuda. Vos seguís pensando en lo tuyo, pero vos solo, no lo trasladás.

-¿Y con Gustavo no se juntan que vive cerca?
-No, tal vez si hay un tema fundamental sí, te cruzás y hablás algo puntual. Además, él tiene horarios distintos por sus hijas. Yo llego a las tres o cuatro de la tarde a mi casa y a las cinco ya me estoy yendo a La Plata porque alguno de los nenes tiene fútbol y lo llevo yo.

-¿Cuál es el jugador favorito de los chicos?
-No tienen uno. De Boca se están aggiornando ahora, porque hace un año me hablaban de los de Gimnasia y Lanús…

-¿Siguen siendo hinchas de Gimnasia?
-Sí. Se confunden a veces, dicen de Lanús, Boca o Gimnasia. Me preguntan de los más conocidos: Orion, Tevez, Cata, Gago.

-Habías dicho en el arranque que hasta junio iba a ser así, refiriéndote a los rendimientos irregulares por la falta de trabajo. ¿Fue mejor o peor de lo que esperabas?
-Mejor. Hubo una gran respuesta de los futbolistas.

-¿Qué le diste al plantel?
-Confianza. Tranquilidad. Me parece que por ahí pasa todo.

-¿Identidad?
-También. Un estilo, al jugar con tres arriba y dos bien abiertos por afuera.

-Voy a otra cosa. Se nota que el equipo tiene otra autoridad, más representativo con el estilo de Boca. ¿Lo ves?
-Hay veces que sí, que aparece el espíritu del equipo. Pasó en el partido con Nacional. En ese sentido, los jugadores respondieron.

-¿Cómo se logró eso?
-Con trabajo, confianza, empuje. Y se van dando los resultados…

-¿Y la exigencia en el día a día?
-Puede ser. Creo que eso después lo trasladan a los partidos. Se juega como se entrena.

-¿Qué tienen para estar entre los cuatro mejores de América?
-Creo que el equipo ha demostrado personalidad y juego. Y el equipo ha logrado reemplazar a aquéllos que se han lesionado.

-Tocó Independiente del Valle. ¿Era mejor rival que Tigres?
-No creo. Va a ser un adversario muy difícil. Ganó casi todo de local. Empató con Colo Colo (1-1) y después derrotó a todos: Melgar (2-0), Atlético Mineiro (3-2), River (2-0) y Pumas (2-1). Si no ganamos allá, donde la altura los ayuda, se nos puede complicar después, porque han demostrado que son buenos defendiendo en el llano.

-¿Qué tan largos se te van a hacer estos casi 40 días hasta la semifinal?
-Pienso que tenemos la chance de descansar y entrenarnos bien, así que hay que aprovecharlos. No es que tenemos ganas de que se juegue ya. Necesitamos tiempo para estar bien.

-¿Qué Tevez tenemos que esperar?
-Uno espera a un Tevez mejor aún. Todos los entrenamientos van a ser para mejorarlos a todos.

-¿Van a tener un trabajo especial con él? La consulta es por el cambio que tuvo entre el arranque del año y la llegada de ustedes.
-Algo específico para él no, pero sí para todos. Va a ser bien definido, físico y técnico para llegar bien a la semifinal. Vamos a ir viendo cómo responden para hacer un trabajo individual para uno u otro.

-¿A Valdecantos lo sufriste como jugador y lo valoraste con el correr del tiempo?
-No, ya como jugador lo valoraba. Obviamente que era un desgaste muy grande en la semana, pero después me sobraba el aire el día del partido.

-¿Se lo explicás a los jugadores?
-Se les explica para que se den cuenta, pero se dan cuenta solos. Estando bien físicamente se rinde más.

-¿Las lesiones y adversidades los fortalecieron o lo decías por decir?
-No, creo que en el fondo los jugadores se sentían respaldados. Los que entraban, digo. Se lesionó X y tiene que entrar Y, y sabía que tenía la confianza para poder rendir lo mismo. Fue un mensaje de apoyo al que le tocaba entrar y lo tomaron bien.

-¿Qué jugador fue el que más te sorprendió?
-Hay muchos. Sería injusto nombrar uno.

-Has dicho que no es lo mismo ver los rendimientos desde afuera que de cerca en el día a día. ¿Alguno te cambió la visión?
-Cubas me sorprendió mucho. En esas dos semanas que tuvimos sin partidos se ganó un lugar.

-Ahora te van a llevar a Lodeiro.
-Sí, está esa posibilidad.

-¿Lo sufrís?
-No, para nada. Uno como entrenador tiene la satisfacción de que se van a un lugar que ellos quieren por un dinero que el club está de acuerdo.

-¿Angelici ya tiene la lista que querés?
-No, porque tenemos muchas complicaciones. Debe ser argentino y no haber jugado Copa (NdR: por ahora el TMS para incorporar jugadores del exterior está cerrado, aunque podría adelantarse su apertura).

-¿Apuntás a la Libertadores o al semestre?
-Libertadores. Después veremos el semestre.

-¿Es una enseñanza de Bianchi? Cuando jugaba la Copa tiraba todo lo demás.
-Puede ser, sí (se ríe).

-¿La decisión que tomaste con Osvaldo fue la más difícil?
-No, fue una decisión que había que tomar. Uno se compromete con la conducta, con la forma de ser, con el vestuario, con los jugadores. Más difíciles son las decisiones futbolísticas, porque uno se compromete con el futuro de los jugadores y del club.

-¿Como compañero lo hubieses evaluado de una manera similar?
-No, porque las posiciones son distintas. Y cuando sos compañero tenés 20 años y hoy tengo 43.

-¿Cuáles son las condiciones que no pueden faltar en los jugadores que vengan?
-El que venga a jugar la Copa tiene que meterse de una y no va a tener tiempo de acomodarse, va a tener que rendir desde el primer día.

-¿Todavía no llamaste a nadie?
-No.

-¿Y de dónde salen tantos nombres?
-Dicen que llamé a alguno, pero no. Con Bou decían que había hablado, pero no. Es una posibilidad, queda libre.

-¿Te gusta?
-Jugó pocos partidos en Primera, no tiene una gran trayectoria, pero ha hecho goles. Tiene 13 partidos y seis goles…

-¿Les asustó la cifra que piden por Wanchope?
-Yo no lo pedí, ¿eh? Creo que es un gran futbolista, goleador, pero en lo económico es inalcanzable.

-¿Hay algún intransferible?
-No.

-Angelici dice que Boca necesita vender.
-Sí, pero después de que terminemos la Copa.

-¿Vas a pedir por la continuidad de alguno de los que se les termina el contrato?
-Pero va a ser después de la Libertadores.

-¿Fantaseás con Japón?
-No, no pienso en otra cosa que no sea en la semifinal.

¿Y vos qué vas a hacer?

Remedios de Escalada es un barrio que forma parte de Córdoba Capital. Ahí descansa Ramón Abila. En ese mismo lugar, donde pateó los primeros gajos de pelota en una cancha de tierra (¡era arquero!), también come asados con amigos. “La fama no me cambió”, dice y plantea la similitud con Tevez, que fue quien lo puso en Boca de todos. Y Wanchope lo sabe, no es pavo. Por eso espera tranquilo “el” llamado. Pero el teléfono no suena y por lo visto, Guillermo se quedó sin crédito.

Es tanto el deseo que tiene el delantero que hizo 53 goles en 106 partidos en Huracán, que hasta esquivó algunas ofertas del exterior. Por ahora es jugador del Globo, donde tiene contrato hasta 2018 y una cláusula de rescinsión de 5 palos verdes. Y más también, si de hecho, el presidente del club llegó a pedirle entre ¡8 y 10 millones de dólares! al grupo empresario que encabeza Ruocco (represante de Tevez). En Patricios ya se despidieron de él. Al parecer, en Boca también…

COMPARTIR

comentarios en Facebook