Diego Rivero lo hizo de nuevo: 18 años después volvió a ascender con Chacarita y es RECORD

0
870

El Burrito fue protagonista en el ascenso de 1999, cuando recién arrancaba, y en este gran momento del Funebrero, ya con 35 años.

Publicidad

Diego Rivero lo hizo de nuevo: 18 años después volvió a ascender con Chacarita
Rivero se convirtió en un símbolo de Chacarita. Ayer y hoy.

San Martín está de fiesta. Chacarita es de Primera. Otra vez. Y todos festejan, saltan, bailan, cantan, se emocionan. Cada uno de los integrantes del plantel tiene una historia particular, un motivo por el que este ascenso es especial. Sin embargo, en esa maraña de futbolistas aparece alguien con un currículum único. Se llama Diego Rivero y es el dueño de un récord llamativo: además de la consagración de este domingo, también fue protagonista de la que el Funebrero logró en 1999. Sí, hace ya 18 años.

Con 35 años (nació el 11 de agosto de 1981, en Puerto Esperanza, Misiones), el Burrito ya no es el mismo que con apenas 18 años recién aparecía en Primera en aquel equipo que dirigía Héctor Rivoira. Su actual nivel, de hecho, lo dejó afuera hasta de los concentrados para la definición ante Argentinos. Sin embargo, su peso dentro del equipo sí fue decisivo.

Luego de jugar en México (estuvo en Pachuca y Cruz Azul), Rivero disfrutó del fútbol grande en San Lorenzo y, luego, en Boca. En los dos fue campeón. Y ya en el 2014, sin lugar en el Xeneize, siguió aportando lo suyo en Argentinos, al que llegó junto con Juan Román Riquelme, uno de sus grandes amigos del fútbol. Ahí, volvió a sentir lo que era jugar en el Ascenso. Y se fue luego de conseguir llevar a los de La Paternal otra vez a la A.

Sin club y con muchas dudas sobre su futuro futbolístico, pidió permiso para entrenarse en Chacarita, su casa. Y no tardó en firmar su regreso, que fue celebrado por los hinchas que lo vieron en aquellos años en que lo bautizaron el Burrito y por los más jóvenes, a quienes seducía por su experiencia. Y fue el propio Rivero quien más lo disfrutó. “Estoy feliz de volver a casa”, dijo.

Sonriente, saludando a todo el que se le cruzaba, el Burrito llegó al estadio con la ansiedad de un pibe. Y el festejo fue un gran desahogo. Su futuro en el club parece difícil, pero eso hoy es apenas un detalle. Rivero, 18 años después, volvió a llevar a Chacarita a Primera. Y eso no se lo va a sacar nadie.

Comentários no Facebook