De piloto militar a entrenadora de fútbol ¡CONOCE LA HISTORIA!

0
624

Patricia Campos, expiloto militar que acaba de publicar sus memorias (‘Tierra, Mar y Aire’), cambió las Fuerzas Armadas por el fútbol femenino y se convirtió en la primera mujer española entrenadora oficial de un equipo de fútbol de Estados Unidos (el Carlsband United de San Diego). Hoy entrena a Honolulu Bulls Soccer Club, campeón de la liga de Hawaii de su categoría. Campos lamenta que en España no pueda vivir de su profesión y señala que sus jugadores favoritos son Xavi Hernández y Verónica Boquete.

Campos (Castellón, 1977), que fue la primera mujer en pilotar un reactor de las Fuerzas Armadas en España, siempre jugó al fútbol, desde que tiene uso de razón. Tanto que hasta un ojeador quiso ficharla cuando ni siquiera era una adolescente, pero su padre no le dejó. Sus pasos profesionales se dirigieron entonces hacia otro camino, las Fuerzas Armadas, porque volar le apasionaba, pero nunca dejó de practicar con el balón.

La experiencia como piloto militar no resultó como ella hubiera querido -un mundo demasiado “machista”-, pero gracias a ella se encontró con la oportunidad para reinventarse y volver al fútbol. Compartía base militar con la Armada estadounidense, ésta tenía un equipo de fútbol y Campos logró jugar con ellos en su tiempo libre.

Tiempo después llegaría una oportunidad para trabajar en Estados Unidos como entrenadora de fútbol femenino y no se lo pensó. Pidió la baja de las Fuerzas Armadas y se convirtió en la primera mujer española entrenadora oficial de un equipo de fútbol en la liga de Estados Unidos (el Carlsband United de San Diego). Ahora entrena a Honolulu Bulls Soccer Club, en Hawaii, donde reside con su pareja, Mia.

Campos explica su visión del fútbol, relata las diferencias en este deporte entre hombres y mujeres y da consejos a las mujeres que quieran dedicarse al balompié en el vídeo que encabeza esta información.

La entrenadora acaba de publicar sus memorias Tierra, Mar y Aire.

COMPARTIR

comentarios en Facebook