Conoce que ex presidente de un club esta acusado de armar una estructura delictiva con los BARRAS BRAVAS

0
293

La Justicia procesó a Daniel Passarella, sus laderos en la CD y capos de la barra por montar una estructura delictiva para revender tickets en su presidencia.

Daniel Passarella quedó procesado por administración fraudulenta contra River.

“Al hincha de River le quiero decir que los quiero mucho, que hicimos lo imposible para que River se salve, para sanear al club y haremos lo imposible para devolverlo a Primera. Seré un presidente incapaz, soberbio y autoritario, como dice la prensa, pero nunca me voy a ir como un presidente chorro”. La frase la pronunció Daniel Alberto Passarella el 27/6/11, al otro día del peor trance deportivo del Millo en toda su historia: el descenso a la BN. Un lustro después, la Justicia comienza a desmentir la última parte de su frase: el juez Fernando Caunedo lo procesó junto a la plana mayor de su CD y a los capos de la barra por administración fraudulenta en perjuicio del club, por negociados con la reventa de entradas.

El caso que  destapó en una serie de tres entregas en 2013 nació justamente en un día de fiesta para River, el de su regreso a Primera. Aquel 23/6/12 el equipo de Almeyda se jugaba el ascenso contra Almirante Brown en el Monumental y un socio, Guillermo Fernández, encontró que su asiento, el de su pareja y su hijo, todos abonados, estaban ocupados. Cuando reclamó, quien estaba sentado en su butaca mostró su entrada de protocolo, comprada en reventa, que tenía misma fila y asiento. El socio fue con las autoridades pero lo ningunearon. Entonces decidió denunciar la estafa en la Justicia. No lo sabía, pero estaba desarmando una madeja fenomenal de negocios de la barra, con anuencia de la dirigencia.

A partir de allí y con seguimiento a los Borrachos, directivos, empleados del club y de la empresa Top Show, la fiscalía de Saavedra logró desentrañar el mecanismo utilizado. Los violentos tenían en su poder un listado de 4.500 números de carnets de socios que habitualmente usaban el club sólo para actividades sociales o deportivas, pero no para concurrir al estadio, y entonces hacían un canje ficticio para todos los partidos y esos tickets iban a alimentar la reventa. A eso se sumaban entradas de protocolo que también terminaban en el mismo circuito y que quintuplicaban su valor, y hasta el manejo de un palco por parte de la barra, conseguido a través de una supuesta agencia de turismo que era sólo una pantalla. Para probar esto, el fiscal Campagnoli consiguió escuchas impactantes donde se relataba la maniobra y hasta un policía dejó constancia de un almuerzo en un restaurante de la Costanera entre el Kaiser y Matías Goñi, considerado cerebro económico de Los Borrachos. En la maniobra también participaban empleados del club del departamento socios y uno muy importante de la empresa Top Show, encargada de llevar adelante el canje. Pero no sólo eso: la impunidad era total porque también está probado para el juez que los policías que debían combatir a la barra eran sus socios, y como si fuera poco, Diego Rodríguez, hermano de María Cecilia Rodríguez, quien era por entonces ministra de Seguridad de la Nación, formaba parte de la organización. El escándalo fue gigantesco. La defraudación, también. Y hoy lo es la noticia de que un ex presidente puede ir preso por negociar con la barra.

Fuente Ole

comentarios en Facebook