¡conoce las posibles altas y bajas en River para el próximo torneo!

0
488

La danza de nombres está on fire en Núñez: posibles altas y bajas, el runrún aumenta en las horas previas a que Gallardo y Francescoli mantengan su cumbre.

Driussi, Lucho, Viudez y Arzura, cuatro que estarán bajo la lupa.

El hambre. Y las ganas de comer.

Apenas el Muñeco Gallardo mencionó la característica esencial que deberían reunir los futuros refuerzos, en el vestuario visitante de la cancha de San Lorenzo, oficialmente comenzó el mercado de pases invernal en River.

Si bien el deté y Francescoli ya venían conversando acerca de las posibles altas y bajas para la próxima temporada, mientras se jugaba la Libertadores era pispear el tema y dejarlo pendiente hasta la soñada (y ahora frustrada) clasificación a la semifinal de la Copa. Afuera de todo, los tiempos se aceleraron. Apareció el tema del hambre. Y también las ganas de comer. Antes y después de que Francescoli chateara con el entrenador para concretar un almuerzo o una cena en las próximas horas (nunca mejor escenario en este contexto), se abrió el juego de los nombres. De los que se podrían ir, pero también de los que podrían venir.

Viudez encabeza la lista de bochados por varios cuerpos: con contrato hasta junio del 2018, aspiran a que desde mercados como el mexicano o el brasileño puedan satisfacer las pretensiones por el yorugua al que, llegado el caso, derivarían hacia mercados emergentes. Lucho espera un tet a tet con su amigo Gallardo para definir si cierra las valijas.

A Pisculichi los medios trasandinos lo colocan en la órbita de la Univ. Católica. De Bertolo empezó el runrún que lo deposita otra vez en Banfield: ¿será cierto que su pase y la extensión del préstamo de Gio Simeone harían factible la llegada de Iván Rossi y también la del lateral izquierdo Alexis Soto o es sólo una idea que no prosperará? Con el regreso de Demichelis a la vuelta de la esquina, la aparición de una oferta concreta marcaría el final de Alvarez Balanta en el club: Nantes lo tiene en sus planes y en el cuerpo técnico desconfían de que a los 23 años esté a tiempo de corregir su desorden táctico y su irregularidad.

Fernando Zuqui, volante del sorprendente Godoy Cruz y una realidad a sus 24 años, admitió que le gustaría ponerse la Banda. Y aunque los dirigentes intentan mantener el hermetismo, en Tigre aseguran que hubo sondeos por el prometedor Lucas Janson, el chico de Olavarría que tiene 21 y está protagonizando un buen semestre en el Matador.

Hagan juegos, señores. Los juegos del hambre.

comentarios en Facebook