Conoce el analisis de la serie de Carlitos con sus pases,tiros,efectividad y graficos ¡entra y te vas a sorprender!

0
108

Tevez tuvo una serie para el olvido: apenas dos remates al arco, una gambeta y su peor promedio de efectividad en los pases en toda la Copa Libertadores.

Tevez baja el tunel tras la derrota de Boca ante Independiente del Valle.

Al son de Boca, Tevez se hundió en el descontento al ver que el plan se esfumaba ante un equipo limitado pero virtuoso. El puntaje de (1) no necesita demasiadas explicaciones.Dentro de un Boca conocido, que jugó mal (pero mal en serio, eh) y llegó a las semifinales de la Copa Libertadores por la sumatoria de arrestos individuales, se vio un Tevez desconocido: insulso y predecible, jamás mostró capacidad de reacción. Tampoco enojo. Y mucho menos liderazgo.

Tevez fue tan intermitente como la garúa que humedeció la Bombonera. ¿Fue una cuestión netamente posicional? No. En el primer tiempo, centrado en el frente de ataque y acompañado por Lodeiro y Pavón, entró 12 veces en acción: cinco pases fallidos, siete correctos. Todos fuera del área y con tendencias horizontales. Menos, mucho menos de lo que se esperaba de él. Sin peso ni incidencia, sólo preocupó a Azcona a los 40′: dribbling de izquierda al centro y remate controlado por el 1. El otro, en el segundo tiempo y con la serie liquidada, terminó en el cuerpo de Jefferson Orejuela.

Con Benedetto en cancha, Tevez se recostó hacia la izquierda aunque sólo para tratar de poner un resultado más decoroso en las chapas. Independiente del Valle adormeció el partido luego de que Boca lo madrugara y Tevez, impaciente, estuvo demasiado errático: de 31 pases totales (había tenido 53 en la ida), tuvo un porcentaje de precisión del 63%, muy por debajo el promedio que tuvo a lo largo de la Copa.

Tampoco mostró rebeldía (léase, desestructurar a una defensa ordenada con alguna corajeada). Según la base de datos de OPTA, Tevez tuvo sólo dos regates: en uno pasó -a treinta metros del arco- y en el otro perdió. Inadmisible en un jugador de su talla. En Ecuador, con los 2.500 metros de altura en los hombros, había superado esa cifra en sólo quince minutos.

Tevez estuvo tan lejos de su nivel como el equipo del ideal imaginario que pretende Guillermo. Y Boca, más lejos aún de la clasificación a la final.

comentarios en Facebook