Conoce a Montiel,la joya de las inferiores,que sera socio de Maidana y queria que se llama Ariel Ortega

0
144

“Ponele Ariel Ortega”

Montiel, a quien su abuelo pidió que bautizaran como el Burrito, será socio de Maidana en Salta. Su mamá Marisa, que jugó de defensora en Laferrere, cuenta su historia.

Montiel tiene un partido en Primera: debutó ante Vélez, en el torneo pasado.

“Ponele Ariel Ortega”.

Cuando Gonzalo Montiel estaba a punto de salir del vientre de su mamá, el abuelo Jerónimo le hizo ese insólito y pasional pedido a su hija rumbo a la clínica, el 31 de diciembre de 1996. Obviamente, el pibe que nació el 1° de enero del 97 no lleva el nombre del Burrito: “Ortega es un apellido, papá, no le puedo poner así. Le voy a poner Ariel…”.

Este fue el origen del segundo nombre de Gonzalo Ariel Montiel, el juvenil de River que el domingo, ante Estudiantes de San Luis, ocupará la zaga central junto a Jonatan Maidana.

“El abuelo Chivo fue alguien muy especial para mi hijo y le hizo una promesa: recién iba a dar entrevistas cuando ya sea parte de un equipo. Y la va a cumplir”, le cuenta Marisa a  mientras convive con el triste recuerdo de la muerte de su padre, fallecido hace 12 años (tenía 46 y su nieto Gonzalo era un niño que apenas había soplado siete velitas), tras recibir “tres tiros de una mujer que recién había salido de la cárcel y le disparó porque hubo una pelea de perros y papá hizo un comentario… Es algo que todavía no podemos creer”.

-¿A Gonzalo lo marcó esta terrible muerte?
-Muchísimo. De hecho, cada vez que entra a la cancha, mira al cielo para saludarlo. Y cada gol que hace, se lo dedica a él. Y ahora que está con la Primera, imaginate… Porque mi papá era refanático de River, igual que mi marido Tito (Juan Antonio).

-¿Y vos?
-Uy, yo era de la contra, ja, ja. Pero hace rato que me di vuelta por mi hijo. Eso para mí es más fuerte que todo…

-¿Sos futbolera?
-Sí, yo jugaba al fútbol.

-¿En serio?
-Sí, de defensora, como Gonza. Y también de arquera. Jugaba en Laferrere, pero a los 15 años tuve que dejar porque mi papá me decía que el fútbol era para los hombres. Después de un tiempo me vinieron a buscar del club pero solamente jugué en el barrio y en partidos que organizábamos para juntar plata. Tuve que ocuparme de trabajar.

Trabajo es una palabra que la mamá de Montiel repite constantemente y que destaca como una de las principales cualidades de su hijo. De hecho, Marisa sigue siendo empleada de limpieza en un empresa y Tito nunca dejó su labor de albañil. “Siempre fuimos una familia muy humilde. Cuando Gonza empezó a jugar en River, no teníamos plata para los viajes y por eso se tuvo que quedarse en la pensión desde los 11 años. Fue muy duro para todos. Incluso, al principio él lloraba mucho porque extrañaba”, recuerda. Y cuenta que antes de llegar a Núñez, Montiel estuvo en las Infantiles de Huracán y Boca, “pero ahí no se sentía cómodo, entonces lo llevamos a probar a River y nunca más se fue, por suerte”.

El actual marcador central que Gallardo hizo debutar el 30 de abril ante Vélez se puso la Banda a los diez años, en principio como volante central, hasta que Alejandro Nanía le encontró su lugar en el fondo. En ese puesto, con el 2 en la espalda, fue capitán en todas las categorías y campeón en Octava (2012), subcampeón en Séptima (2013), campeón en Sexta (2014) y subcampeón el año pasado en Reserva.

Ese rendimiento generó que River le hiciera contrato hasta junio del 2019 y que le diera un departamento a cuadras del Monumental al que se mudó hace apenas diez días, cuando dejó la pensión. “Es una felicidad enorme para toda la familia el momento que está viviendo, porque hizo un gran sacrificio para llegar adonde está. Y sabemos que va a seguir logrando cosas porque él nunca se rinde y consigue todo lo que se propone”.

-De defensora a defensor. ¿Cómo lo describís?
-Uh, es muy difícil eso. ¿Qué te va a decir una madre?

-¿Heredó características tuyas en el juego?
-Bueno, los dos somos defensores, derechos, fuertes… Pero lo mejor que tiene Gonza es su personalidad. A los centímetros que le faltan de altura los reemplaza con sus ganas. No le gusta perder a nada. Cuando era chico y perdía, se enojaba y no nos hablaba por dos días. Nunca cambió y por algo siempre fue capitán. Se transforma adentro de la cancha, como me pasaba a mí. Eso lo lleva en la sangre.

YO DIGO: Luigi Villalba (DT de la Reserva)

Personalidad y potencial
Me alegra que Gonzalo tenga otra chance, esta vez en la Copa Argentina. Si bien no cuenta con mucha altura, tiene capacidad para crecer en todo sentido. Posee una gran personalidad, técnicamente es dotado y por eso puede jugar de central, de lateral o de volante central. Su potencial de crecimiento, con apenas 19 años, es grande. Para un técnico de Reserva es muy lindo que suban los chicos. Eso me pone feliz y es la mayor satisfacción, porque trabajamos para darles herramientas a todos para que puedan estar en Primera cuando el técnico los necesite. Igual, una vez que los juveniles llegan al primer equipo tienen que seguir evolucionando y aprendiendo. Siempre les digo que aprovechen todas las oportunidades que se les dan.

comentarios en Facebook