Casemiro: “Se lo debíamos al madridismo e hicimos lo que había que hacer: ganar”

0
40

El día después del golpe de autoridad madridista en el Clásico, MARCA estuvo con uno de los héroes del Camp Nou. Posiblemente, con el jugador más influyente del nuevo Real Madrid de Zidane. El hombre del cambio: Casemiro.

El conjunto blanco vive su mejor momento de la temporada -seis victorias consecutivas: Levante, Celta, Roma, Las Palmas, Sevilla y Barça-, una racha que coincide por completo con la reaparición del brasileño en el once. Casemiro fue titular ante el Levante y desde entonces el Madrid suma una victoria tras otra: seis de seis, 20 goles a favor y sólo cuatro en contra.

El brasileño lidera el cambio y se ha convertido en titularísimo para Zidane, que ha encontrado en él a su Makelele, a su guardaespaldas, al hombre que ha blindado al conjunto blanco. Casemiro lidera la revolución blanca, reforzada en sábado en el Clásico con una victoria que vale su peso en oro.

6 victorias del Madrid en las seis últimos partidos de titular

El brasileño atendió ayer a MARCA con una sonrisa de oreja a oreja. Con la satisfacción del trabajo bien hecho y disfrutando de su momento de gloria. A la salida del conocido restaurante El Telégrafo, donde celebró en familia el triunfo en el Clásico, reconoció que había una cuenta pendiente. “En el Camp Nou hicimos lo que teníamos que hacer: ganar. Se lo debíamos al madridismo”, señala.

El triunfo le hace feliz, lo que no lleva tan bien es el protagonismo. Casemiro huye de eso. Es un jugador de equipo, así se siente y así se lo reconocieron sus compañeros al término del encuentro con un sinfín de felicitaciones. En especial la de Cristiano, que le dio un abrazo a pie de césped consciente del partidazo que se había marcado. “Casemiro es sólo un canterano que quiere tirar la puerta abajo. Un jugador que da gracias a Dios cada día por estar en el Real Madrid. Me fui con el sueño de hacerlo bien y regresar para ser importante”, señala.

Casemiro se ha ganado a Zidane -ya lo hizo previamente con Rafa Benítez- y al madridismo, que ve reflejado en él todos y cada uno de los valores del club. La grada se identifica plenamente con el brasileño: entrega y sacrificio. Muere por el escudo y eso no pasa desapercibido. De hecho, para el jugador ese reconocimiento es lo más importante: “Lo que más feliz me puede hacer es que la afición este orgullosa de mí”.

Progresión

Para el 14 blanco el triunfo del Camp Nou no es casualidad. Es la demostración de que el equipo va por el buen camino, que están haciendo las cosas bien y que hay una confianza ciega en el nuevo entrenador. Los resultados están acompañando y en el vestuario hay la convicción de que están a tiempo de hacer algo grande después de unos momentos delicados. “Jugamos como un equipo y tenemos claro que el objetivo es ganar títulos. Esto es el Real Madrid. Creemos que con Zidane vamos a conseguir cosas importantes”, avisa.

El Clásico ha sido un subidón, un golpe anímico muy importante para el Madrid de cara a próximos objetivos. El más inmediato, la Champions. El Madrid se juega los cuartos ante el Wolfsburgo a partir del miércoles. “Ahora hay que olvidar el Clásico y centrarnos en Europa. Tenemos un partido difícil en Alemania”, apunta. Allí volverá a ser titular. Zidane irá con su tanque por delante. Porque es el Madrid de Casemiro. El hombre del cambio.

comentarios en Facebook