Caruso: “me gustan los quilombos, me gusta ser el bombero” ¿Que opinas? ¿Se salva Sarmiento?

0
300
Publicidad

“Me gustan estos quilombos”. Con esta frase, Ricardo Caruso Lombardi se presentó como entrenador de Sarmiento de Junín. ¿El objetivo? Como casi siempre que lo han contratado, era salvarlo del descenso. Cuando él agarró ese fierro caliente, el Verde tenía sólo cuatro puntos en cinco fechas y estaba último en la tabla de promedios.

La campaña no mejoró sustancialmente: apenas logró diez más en igual cantidad de fechas, y por eso, este sábado desde las 15.15 se jugará una final por la permanencia. Su equipo visitará a Olimpo en Bahía Blanca, y en caso de ganar, mantendrá la categoría, sin importar el resultado que logre Argentinos ante Atlético de Rafaela, el otro club comprometido.

¿Podrá Caruso lograr una vez más su objetivo? Repasá todas las salvadas del técnico.

Luego de una carrera por el ascenso en Defensores de Belgrano, Sportivo Italiano, Estudiantes de Buenos Aires, Temperley y Tigre (con ascenso a la B Nacional), Argentinos Juniors (a través de Diego Maradona) le abrió las puertas de la Primera División. El Bicho no venía muy bien en las últimas temporadas, aunque con él mejoró y se distanció de la lucha por la permanencia. Luego de tres torneos, decidió irse y Newell’s llamó al Bombero Caruso. La Lepra estaba en zona de descenso, aunque el técnico logró que se salve de todo. Sin embargo, se fue peleado con todos: la dirigencia y el Flaco Schiavi, quien en esa época jugaba allí.

Más allá de esto, Richard progresó. Eso sí, el objetivo por el cual lo llamaron era el mismo, aunque ahora era un grande: Racing. La Acadé venía de mal en peor, había jugado la Promoción en la temporada pasada y parecía que iba a repetir esa traumática experiencia. Sin embargo, logró un quinto puesto balsámico. Al torneo siguiente, lo dejaron armar el plantel con la idea de pegar el salto, aunque no lo consiguió. Tras ocho fechas sin ganar, se tuvo que ir.

Luego de su segunda etapa en Tigre, ahora en Primera y sin luchar por evitar el descenso, Quilmes lo llamó para evitar lo que parecía escrito. Sin embargo, en la última fecha cayó ante Olimpo por 1-0 (mismo rival que será juez en la suerte de Caruso este sábado) y el Cervecero bajó a la B Nacional. A pesar de esto, arrancó la nueva temporada con el objetivo de volver a Primera y dirigió más de la mitad del campeonato. Mientras ocupaban el cuarto puesto, San Lorenzo le golpeó las puertas para escaparle al descenso, y Richard acudió en su ayuda. Paralelamente, Omar De Felippe agarró Quilmes y terminó segundo, detrás de River, para completar la obra de Caruso.

El descenso directo acechaba al Ciclón. Sin embargo, un milagroso triunfo ante Newell’s por 3-2 demostró que el milagro se podía concretar. Luego de una caída ante Tigre por 3-1 y un 0-0 ante Independiente, el team de Richard se jugaba un all in en la última ante San Martín de San Juan. La cosa no venía bien, ya que caían 1-0, aunque finalmente terminaron ganando 3-1 con doblete de Carlos Bueno (peleado con el DT y hoy en la otra vereda, en Argentinos). Con la caída 3-0 de Banfield, el Cuervo zafó de bajar y debió jugar la Promoción ante Instituto. Tras ganar 2-0 la ida en Alta Córdoba, el 1-1 en el Gasómetro le alcanzó para quedarse en Primera. Al año siguiente, le pasó algo similar a lo ocurrido en Racing. No pudo dar un paso adelante en su campaña y fue despedido (y de paso criticó a Marcelo Tinelli, hombre fuerte del club).

La historia de Caruso lo trajo de vuelta por La Paternal en 2013. Argentinos, complicado con el descenso, buscaba evitarlo, aunque su llegada no mejoró mucho las cosas. Sin embargo, la salvación llegó en la última fecha, tras ganarle por 1-0 al Newell’s del Tata Martino que había ganado el título en la fecha anterior. Luego siguió, las cosas no fueron bien y se fue. A comienzos del 2014, pegó la vuelta a Quilmes para tomarse revancha. El Cervecero también buscaba evitar el descenso, algo que terminaría logrando a una fecha del final. Posteriormente, pasó por Tristán Suárez (casi lo sube de la B Metro a la B Nacional) y por Arsenal (no complicado en demasía con el descenso), hasta desembarcar en Sarmiento con el objetivo de (casi) siempre. Este sábado ante Olimpo, buscará anotarse una medalla más.

COMPARTIR

Comentários no Facebook