Carta abierta a Leo Messi

0
2399

Mirá pibe, yo fui de los que te puteo apenas terminó el partido y fui quien pensó que el Diego fue el único que nos dio algo para festejar como pueblo. Que fue el único que nos devolvió el honor ultrajado en Malvinas y cosas así. Y es que la primera vez que vi llorar a un hombre, en realidad a dos, mi viejo y mi abuelo y entendí que los hombres también lloran y que se puede llorar de alegría, fue con el gol de Diego a los ingleses en el 86. Yo tenía siete años.

Te cuento esto para que entiendas de donde vienen estos sentimientos encontrados y las inútiles comparaciones que te hacemos. Después pensé que el mufa era yo, porque, la verdad es que me parecía puro invento de los Yanquis esta copa América, para meterse en los negocios del futbol y sabés que no la estuve siguiendo. Pero cuando vi el tiro libre al ángulo que les metiste a los yanquis me prendiste la llama de la pasión. ¡Qué golazo hermano! Qué honor los que presenciaron este momento histórico. Yo me lo perdí por pelotudo y ahí me dije: “Tengo que ver la final y más con Chile”.

Y bueno, la miré y perdimos, así que llegué a casa y la desperté a mi compañera y le dije: “Susi, soy yo el yeta. Sabés que no venia mirando la copa y el equipo venía ganado allá en Norte América y hora que los veo jugar volvemos a perder. Soy yo el Yeta. Esto me hace re mal, nunca más vuelvo a ver un partido de la selección”.

Pero cuando antes dije: “Volvemos a perder”. Dije “Volvemos” porque acá jugamos todos con ustedes. No unimos en sagrada bandera. Dejamos de lado el uno mismo. Dejamos de ser hinchas de tal o cual club para ser hinchas de la madre patria. Dejamos de ser de este o de aquel bando político para alentar a través de una pantalla a los guerreros que envía nuestra madre tierra para arreglar las cuentas pendientes con los grandes imperios que nos imponen el hambre de cada día. Nosotros no mandamos tropas, les mandamos una topadora hecha arte, magia y astucia que no pueden parar. Que no entienden cómo juega, pues improvisa con la vida, con el viento, con los aromas.

Un jugador que les llena de pasión los estadios jugando para el Barcelona o el Real Madrid o se echa al lomo un pequeño equipo de Nápoles para jugarle a los poderosos en la capital, les mandamos un súper héroe para que sepan que el sur existe, les mandamos un Pelé, un Garrincha, un Ronaldiño, un Balderrama, un James, un Distefano, un Bambam Zamorano, un Alexis, Un Enzo, un Suarez, un Diego, un Leo… Eso es para nosotros el futbol… jugar con ustedes, soñar que se puede.

Creer que un chico de una villa o un enanito de Rosario vence todos los impedimentos para ser campeón del mundo y que el mundo es mágico. Enorgullecernos de ser Argentinos. El pecho ancho cuando nos nombran en el mundo con ustedes. Por eso decimos: “Ganamos” o decimos “Perdimos de nuevo”, porque jugamos con ustedes.

Por eso las puteadas, los amores y los odios y las alegrías, las tristezas, porque somos ustedes. Ustedes changos son lo mejor que tenemos. Por eso juega así un Uruguayo, un Brasileño, un Paraguayo, un Boliviano, Un Peruano, un Chileno, porque sabe de dónde proviene y los dolores de sus compatriotas.

Porque es lo que somos, guerreros, y perder con un guerrero, con un hermano, no es deshonor… más allá de lo que hay pendiente entre nosotros como países hermanos o mejor dicho, como han querido hacernos creer, porque las guerras, los golpes de estado, las bases militares, los gasoductos, no los impone el pueblo, los conspira otra gente que no es el pueblo, en este y en el otro lado y así como hay diferencias, también hay en nosotros la Violeta con “Gracias a la Vida” cantada por la Negra Sosa Y el Víctor y el Pablo y Nicanor, y Quilampayum y Gabriela y Jodoroski y Linn y Salas en River y la misma madre cordillera y la pobreza y cuántas cosas más que nos hermanan… no está mal perder con guerreros que dejan hasta la última gota de sangre por su país.

Me duele más cuando perdemos con Alemania o con Inglaterra, ahí lo insulto a dios por cruel e injusto y a la Pachamama y a todos mis ancestros que me hicieron Argentino. Pero siempre perdemos con ustedes o morimos con las botas puestas como en Sudáfrica. Ningún equipo depende tanto de Messi como esta selección sub 20, ¿te acordás?, eso dijo el Diego de vos. Ahí te descubrimos. Desde ahí que viene este amor. Sos lo mejor que tenemos Leo. Sos el que juega, la magia.

No sabés cómo me gustaría que te llegue esta carta, porque te juro que la escribo llorando. Porque soy de los que te putearon. Pero también soy de los que te ama, porque soy Argentino, Contradictorio, Pasional, Incondicional y la reconcha de la Lora…

Porque si dejás de jugar, ahí realmente vamos a quedar desnudos ante el frio de estos tiempos. Ante los que nos chorean y nos someten todos los días acá. Porque cuando vos haces un gol en el Barza nos elevas a todos un poco del barro que acá nos viene ahogando. Nos sacás un rato la tristeza a los que quedamos sin trabajo.

A los que nos cuesta hacer cultura porque al pueblo se lo castiga, se lo distrae, se lo idiotiza, se lo divide, se le aumenta los insumos, se le destruyen el paisaje, la selva, el agua… Eso nos pasa acá Lio y si vos dejas de jugar, acá dejamos de jugar todos. Ya no tendría sentido ver a la selección… 

Ojalá te lleguen estas palabras. Mirá, nos importa un choto tus paraísos fiscales, a vos te lo perdonamos porque sos un ser que no se guarda nada, que lo da todo cuando sale a hacer lo que ama, que vino al mundo a regalar belleza. Me importa un choto que te drogues, o que te digan que sos falto personalidad o lo que sea…

Salí a jugar de nuevo, como el Diego, como el Bocha, como el Beto, como el Carlos, como el Juan, como María y Juana, como cualquier trabajador por su familia, como cualquier changuito en un potrero. Porque el fulbo no es negocio, no es una marca de Zapatillas ni un contrato. Ni política, ni violencia, ni racismo, nada de eso. El futbol antes que nada es Belleza.

Es arte, como lo dijo tu compatriota Fontana Rosa. Es Coraje, porque hay que tener coraje para salir a jugar como lo hiciste hoy. El futbol es Pueblo. Por nosotros salí a jugar pero principalmente porque es lo que Amás. Es un Honor que seas el jugador de nuestra vida, de nuestro tiempo, de nuestra tierra. Gracias por tanto hermano.

José Luis Aguirre.

comentarios en Facebook