Carlitos muy lesionado pero lo mismo juega ¡Enterate de sus estadisticas desde su vuelta!

0
333

Boca perdió los únicos dos partidos que Carlitos faltó desde su vuelta. Su rodilla tocada le pide un respiro, pero jugará hoy y estará el miércoles por la Copa. El equipo y el Vasco lo necesitan en la cancha…

Publicidad

Fue el 13 de septiembre del año pasado, en el Monumental. Boca ganaba 1-0 con un golazo de Lodeiro en el primer tiempo, superaba a San Lorenzo en la tabla de posiciones y se trepaba a la cima del campeonato para no soltarla más. Carlitos no daba pie con bola, aguantaba una y perdía tres, Gallardo sumaba gente en ataque y por eso, promediando el complemento, Arruabarrena empezó a meter mano en el equipo: el primer cambio fue Chávez por Palacios, que venía teniendo un muy buen partido. “Siempre me sacás a mí”, se descargó el Tucu. “¿Y qué querés, que lo saque a Tevez?”.

Además de franca y ocurrente, la respuesta del Vasco fue también un mensaje puertas adentro. El Apache no puede faltar entre los 11 por más que siga muy lejos de su nivel y su rodilla derecha le pida a gritos un parate. No puede faltar por evidentes razones futbolísticas, lógico, por lo que significa para el ánimo y el temple de sus compañeros y de los rivales. Porque si Boca juega mal con él, mucho peor jugaría si no lo tuviera.

La estadística podrá ser fría, dura, pero no miente. Más bien grafica. Los únicos dos partidos que el Apache no jugó desde su vuelta al club, Boca los perdió: 0-1 ante San Lorenzo, cuando el 10 estaba afectado a la Selección por la doble fecha de amistosos (ante Bolivia y México) y 0-2 contra Central, tras la obtención del torneo y la Copa Argentina, cuando el técnico le había dado licencia luego de 79 encuentro sin vacaciones en un año y medio. Jugó 21 (17 triunfos, un empate y tres caídas) y sólo salió en tres. Hoy, tras ser figura frente a San Martín y romper la racha de 577’ sin convertir, Carlitos buscará seguir por esa senda para que todo vuelva a la normalidad.

Si Boca no fuera Boca, Tevez ya hubiera parado hace tiempo. La última semana se entrenó varios días de manera diferenciada aquejado por una sinovitis en la rodilla que ya lo había tenido a maltraer en la previa de la Supercopa ante el Ciclón y que aún no le permite trabajar al 100%. Pero quiso estar igual. Demostrar que su respaldo hacia el cuerpo técnico no quedaba sólo en palabras, aunque no siempre lo haya dejado del todo claro. “Si fuera cierto que Carlitos no lo quiere a Arruabarrena, no hubiera jugado ninguno de estos últimos partidos. Si en los estudios salta que tiene líquido en la rodilla y tiene que infiltrarse antes de salir a la cancha, bien podría haberse quedado sentado en la camilla y sin embargo siempre dio la cara”, le explicaron desde el entorno del ídolo.

Tevez no tuvo una buena semana más allá de la situación que vivió el plantel. Verse nuevamente en los programas de la tarde no le permitió disfrutar como quería del viaje a San Juan, aunque el apoyo de sus compañeros y del cuerpo técnico le cargó pilas para seguir luchándola. Esa bronca contenida, quizá, le haya servido para destaparse en el campo de juego y jugar su mejor partido en el 2016.

La lluvia fue la excusa para que la práctica de ayer durara apenas una hora y Carlitos no tuviera que esforzarse más de la cuenta. En ese ratito, igual, encabezó los trabajos físicos y se lo vio entero pese de no sentirse pleno. Es que el equipo lo extraña. El hincha lo espera. Y el Vasco lo necesita.

YO DIGO Por Angel Clemente Rojas (Ex delantero. 79 goles en Boca)

Un líder muy comprometido

Tevez es el alma mater del equipo, influye mucho en sus compañeros. Está comprometido con el club y con la camiseta. Eso hace que sea un ejemplo a seguir para todos. Si un líder llega primero a entrenar y se va último, eso obliga a sus compañeros a comprometerse.

En cuanto a lo futbolístico, creo que le costó un poquito agarrar ritmo, pero en el último partido se lo vio más veloz. Lo que ocurre es que tuvo demasiadas vacaciones. Cualquier persona en las vacaciones come más de lo habitual, y eso le pasó. Viene de mucho descanso, engordó unos kilitos, que bajó en la pretemporada, y ahora está agarrando ritmo.

Pero esto tiene él, quiere jugar siempre ya sea estando bien o mal. La temporada pasada tenía un dolor de cintura y se la bancó todo el torneo y salió campeón. Y ahora, le afectaron las vacaciones, con 30 días estaba bien pero va a agarrar ritmo.

Comentários no Facebook