Campeon con el Cholo: “Si hubiera estado en el River de hoy, no me hubiera ido más”

0
425

Abreu: ESTUVO UN AÑO EN NÚÑEZ. Abreu anotó 12 goles en 29 partidos oficiales con la camiseta de River.
(Incluye video) El exdelantero del Millo dialogó con La Página Millonaria Radio, llenó de elogios el presente institucional y futbolístico de La Banda, así como también dio algunos detalles de lo compleja que era la situación en 2008 en el club. Incluso, aseguró que el Torneo Clausura que el equipo tuvo un aspecto negativo: “El título maquilló las realidades”.

Publicidad

Desde Chile, y mientras defiende la camiseta número 25 en su carrera, Washington Sebastián Abreu guarda un buen recuerdo de su paso por River. Para él fue un salto importante en su trayectoria, teniendo en cuenta lo que representa el Millonario a nivel mundial, y también porque se dio el gusto de gritar campeón en una oportunidad.

Sin embargo, la estadía del Loco fue muy breve. ¿La razón? Se la contó a La Página Millonaria Radio, programa emitido por Radio y Punto. Allí, manifestó su deseo de haber vestido el manto sagrado en esta época, con la actual dirigencia, y también relató los motivos por los cuales optó por no seguir en el club a fines del 2008.

“Un club como River, en aquel momento, tenía goteras hasta en los pasillos del Monumental. Parecía que se iba a caer todo. No se le pagaba a los empleados, las canchas no tenían el mantenimiento adecuado en Ezeiza. Había dificultades de todo tipo, más allá de las que podía pasar el plantel. Por ahí no se decía porque creíamos que debíamos enfocarnos en lo futbolístico y, quizás, el hincha y el periodismo lo lleva para polemizar y no se centra en el real problema”, señaló el atacante.

¿Cuál fue el motivo de su primera salida de La Banda? “Me fui al Beitar Jerusalén (Israel) porque tenía una linda chance en la Champions League, que nunca la había jugado”. ¿Y el de la segunda? “Luego de la salida del Cholo, no quería entrar en detalles. La última gota del jugo que le pudimos sacar fue el título. La situación era insostenible. Uno veía que se iba a desencadenar algo peor y que no iban a haber posibilidades de mejora. Al poco tiempo, y lamentablemente, lo que uno hablaba y comentaba internamente se terminó desencadenando”.

Incluso, Abreu hizo una reflexión sobre lo que suele pasar cuando, en el medio de una crisis institucional, un equipo sale campeón: “A veces uno cree que ganando y ganando títulos lo podés mejorar. Con el diario del lunes, te digo que el hecho de haber salido campeón no fue bueno porque maquilla las realidades. Se podría haber tomado el toro por las guampas. El título te lleva a que esa alegría y esa situación tape algunas realidades y necesidades que eran importantes solucionarlas”.

A pesar de ello, la imagen que a Abreu le quedó del club es buena: “El recuerdo es positivo porque uno interpreta que en River no juegan todos, y mucho menos salen campeones. El poder haber entrado, humildemente, en la rica historia que tiene River. Si lo vemos hoy, hablás de un campeonato local y capaz que al lado de los títulos que ha conseguido el Muñeco y el grupo a nivel internacional se minimiza. Pero en aquel momento estábamos cortando la segunda peor racha del club sin títulos. El club estaba muy mal y había muchos problemas de toda índole. El club supo afrontar todas esas dificultades. El hecho de haber quedado afuera de la Copa nos dio todas las fuerzas para lograr ese título. Lo disfruté mucho”.

“Gracias a Dios llegó D’Onofrio, le dio todo un orden. Si me decís, si hubiera estado en el River que es hoy a nivel institución, no me hubiera ido más. Está espectacular. Más allá de eso que viví, no dejo de reconocer que para mí fue un orgullo y un privilegio jugar en River, contribuir en una partecita a esa hermosa historia que tiene el club”, añadió el hombre de 40 años, quien asegura notar un gran cambio con respecto al 2008.

¿Cuál fue la clave para que River vuelva a ser River? “Después de ese golpe hubo una reestructuración y una transformación para volver a ser lo que fue y lo que es por su presente. La línea de conducción de D’Onofrio fue perfecta, también con Enzo (Francescoli), el Muñeco, volviendo al sentido de pertenencia y los exjugadores que están trabajando en el club. Son muchos aspectos que han hecho que el Mundo River esté feliz de ver la realidad que el club tiene tanto deportivamente como institucionalmente”.

Comentários no Facebook