Cabaret: Te contamos la noche dificil de Cardina,Barrios y el Peluquero con las chicas e la concentracion

0
1536

¿Qué pasó en el 1°H del edificio de Puerto Madero? ¿Qué dice la denuncia? ¿Quién es el peluquero? ¿Barrios y Cardona pueden ir presos?

Publicidad

de Puerto Madero. Noche del sábado: dos futbolistas (o más) de Boca organizan una reunión en un departamento del complejo Faena Aleph Residences de la que participan Yaca, peluquero del plantel xeneize, y una amiga de éste que, de acuerdo al testimonio de su abogado, llega “para compartir la noche con ellos”. Y la historia se repite al día siguiente, en el mismo lugar, a la misma hora, con los mismos protagonistas masculinos y otra señorita. Ninguna de las dos noches terminan bien. Ambas mujeres se presentaron ayer en Prefectura una denuncia contra Wilmar Barrios y Edwin Cardona, en principio, por amenazas y agresiones, aunque la carátula podría modificarse (y agravarse) en caso de que avance la investigación. ¿Qué fue lo que pasó? ¿Hay pruebas que comprometan a los colombianos? ¿Pueden caer presos? ¿Por qué?

Todo ocurrió en el 1° H del edificio en el que vive Barrios. Primero el sábado (al otro día había práctica en Casa Amarilla) y luego el domingo (el lunes hubo jornada libre), los players habrían querido pasar una noche relajada junto a su compatriota Yonni Alexis Cuero Angulo (Yaca, por las iniciales de su nombre) y una amiga del estilista que les corta el pelo a los jugadores en las concentraciones. Según relató Juan Cerolini, abogado de la chica que dice haber estado en Puerto Madero el domingo, “hubo alcohol, agresión física y verbal, y una amenaza con un cuchillo dentro del ascensor”. Las demás personas (se habla de otro jugador de Boca) no fueron denunciadas aunque sí podrían ser citadas por la Fiscalía para declarar como testigos.

 

Sobre lo que ocurrió antes de la supuesta agresión no hay muchas precisiones. Según pudo reconstruir Olé, habría existido un entredicho entre los futbolistas y las bailarinas que derivó en este escandaloso final. Junto con la denuncia se adjuntaron fotos de las hipotéticas heridas (los médicos legistas se encargarán de constarlas) y una charla telefónica entre una de las mujeres y un hombre con acento colombiano que intenta negociar un acuerdo con la víctima para evitar que se inicien acciones legales en contra de los volantes.

 

Si las chicas amplían su declaración, podrían incluirse las figuras de privación ilegítima de la libertad (“no se fueron con misma facilidad con la que entraron”, dijo el abogado) y violencia de género, lo que comprometería y mucho a Barrios (sobre todo) y a Cardona.

COMPARTIR

Comentários no Facebook