Bou y su sueño:”Cambio todos mis goles por la Copa”

0
80

A la figura de Racing le queda el gran sueño de ganar la Libertadores. Verdugo de Puebla, y feliz por el verano con Mirtha y Francella, no se achica para la fase de grupos: “Sabemos que no es imposible, pero estamos preparados para todo”.

Publicidad

Son más de las 0.30 y el pibe camina el pasaje Corbatta con el pecho inflado, con satisfacción. No llega a los 30 años, pero bien sabe que esa cuadra, la más racinguista del mundo, tiene más golpes que metros. Esos adoquines, en las últimas décadas, las vivieron todas: descenso, quiebra, algún grito de efímera alegría y muchas lágrimas. Pero hoy disfrutan. Racing ya le ganó a Puebla y volverá a jugar una fase de grupo de Copa Libertadores. Y mucho tiene que ver un muchacho que usa la camiseta número 7. “Es el mejor delantero que vi en mi vida acá”, le dice al padre. Gustavo Bou ya comienza a meterse de lleno en un lugar al que pocos llegan, el de ídolo. Al que apenas Diego Milito arribó después de Rubén Paz y al que Gustavo, por un presente extraordinario extendido en más de un año, se acerca. ¿Es el mejor delantero del continente? Goleador de la última edición de la Copa, en esta ya arrancó encabezándola de nuevo con dos tantos en igual cantidad de partidos. “Tengo seis premios al mejor jugador de la cancha y le agradezco a la gente que me elige. Es un orgullo, pero yo cambio mis goles por la Copa Libertadores, por el triunfo de todo el grupo”, le cuenta, mano a mano, la Pantera a Olé. Recién levantado de una larga siesta y recuperando sus músculos después del gran desgaste que hizo el miércoles, el entrerriano va por todo.

-¿Se sacaron un peso de encima entrando a la fase de grupos?

-Sabíamos que Puebla iba a ser difícil y así se dieron los dos partidos. Entrar a la Copa era el primer objetivo del año y estoy contento porque lo pudimos conseguir. Después de muchos años Racing jugará dos Libertadores al hilo… Pero no sé si nos sacamos un peso, porque siempre dependió de nosotros.

-¿Aprendieron de la eliminación con Guaraní? Esta fue otra serie bastante cerrada…

-Sí… Si tenés un error te podés quedar afuera, es un torneo que no te permite relajarte. Lo importante es el cero de local e ir a buscar algo de visitante. La Copa es tan linda como difícil de jugarla. Por suerte conseguimos las dos cosas.

-En lo personal tuviste otra noche ideal…

– Y… Siendo delantero, el gol del triunfo me pone feliz. Pero yo estoy más contento por el pase, por lograr lo que nos propusimos a principio de año.

“Yo cambio mis goles por la Copa Libertadores, por el triunfo de todo el grupo”.

 

-Tu festejo de gol fue muy emotivo… Casi te ponés a llorar…

-Lo que pasa es que tuve una semana con muchas concentraciones, viajes… Extrañé mucho a mi hija y extraño mucho a mi vieja. De ahí viene la emoción.

-¿En estos partidos importantes es cuando más te acordás de tu mamá?

-Si hoy en día estoy como estoy es gracias a ella, que desde el cielo me está iluminando. Siempre trato de pensar en mi familia… Yo soy feliz viéndolos disfrutar al máximo… Sé que si me ven bien ellos van a estar bien, entonces disfruto este momento.

-Tuviste un verano muy movido. Buenas, malas, te pasó de todo…

-Fue un verano con todo, sí. Antes de la inundación recibí el premio al goleador de la Copa Libertadores y compartí el sorteo con una estrella mundial como Forlán. Me emocioné. De ahí pasé a todo lo contrario, a ayudar a mi barrio. Después la pretemporada, solucionando el tema con el club. Yo estaba convencido de que buscaba lo mejor para todos…

-Y lo de Mirtha…

-Eso sí que fue algo lindo. Sabiendo que Mirtha es de Racing, mi familia siempre me decía “mirá si te llama la Chiqui” y se dio. También siempre quise conocer a Guillermo Francella y pude ir a verlo al teatro. Lo tengo allá arriba por todos los programas que hace, siempre me reí con él. Gracias a Racing lo pude conseguir y le regalé mi camiseta. Estoy muy agradecido a todos.

-¿Sos consciente de todo lo que te está pasando?

-La verdad es que mucho no me doy cuenta. Trato de ser consciente, pero por cómo soy yo me lo tomo con mucha tranquilidad. Por dentro tengo esa linda sensación de conocer a gente como ellos y lo disfruto, pero no lo demuestro tanto. Me pone más feliz ver cómo disfruta mi señora, mi viejo… Ellos saben todo lo que luché para conseguir todo…

“Ya llegamos a cuartos de final y ahora vamos por más. Ojalá que se dé, este grupo está haciendo todo para lograrlo”.

 

-Riquelme también te elogió. Dijo que hacés goles solo, que nunca vio nada igual…

-Cuando me llegó el rumor me mandaron el audio para que lo escuchara y me entró una alegría inmensa. Que un (ex) jugador como Riquelme hable así de mí, que me tire tantas flores, sabiendo lo que él fue en el fútbol, me emocionó, me puso muy contento. Tengo como compañero a Tito Noir, que es amigo de él, y le dije para que le mande las gracias.

-¿Y cómo hacés para ser el mismo de siempre?

-Ser como soy me ha llevado a donde quiero. Siempre fui así. La humildad nunca la voy a perder. Estando mal o estando bien como ahora soy el mismo. Atrás de un jugador hay una persona. En este momento es todo color de rosas, pero yo quiero que la gente me conozca como persona antes que como el Gustavo Bou del diario o la televisión. Siempre soy respetuoso, aunque soy consciente de todo lo que está pasando a mi alrededor.

-¿Mejoraste como jugador o es la confianza?

-Día a día voy mejorando, entreno muy fuerte para eso. Pero la confianza que te dan un técnico y los compañeros sirve de mucho, es algo clave. Cuando uno se siente importante en el equipo sirve muchísimo. Rinde más.

-¿Te falta ganar la Copa con Racing?

-Es un sueño de todos, no sólo mío. Hinchas, jugadores, dirigentes… Pero tenemos que estar tranquilos, paso a paso… Sabemos que no es imposible, que hay que salir preparados para todo. Ya llegamos a cuartos de final y ahora vamos por más. Ojalá que se dé, este grupo está haciendo todo para lograrlo.

Comentários no Facebook