BOMBA. Ponzio termina su contrato ahora y aviso como y donde seguirá su futuro

0
1731

l capitán y emblema de River se le termina el contrato en junio, pero no se imagina con otra camiseta: “Yo me veo acá”. ¿El retiro? Parece lejano.

Ponzio cumplirá 35 años el 29 de enero.

Publicidad

Son dos en uno. En la cancha, Leonardo Ponzio no tiene filtro: decide de una y de acuerdo a sus impulsos naturales.

Afuera, en cambio, es uno de los más pensantes: evalúa cada situación minuciosamente y con sabiduría antes de tomar una determinación.

Eso es lo que viene haciendo desde hace bastante tiempo con respecto a su futuro. El volante central que dejó una marca indeleble en la historia de River tiene bien claro que su etapa de futbolista se acerca al tramo final y se lo toma con calma, sin ponerle fecha a ese momento que ningún jugador espera atravesar. “Yo vengo diciendo hace ya un año que programo en mi cabeza jugar semestre a semestre. Sé que con esta camiseta tengo que estar al máximo nivel y más por el lugar que ocupo. Cuando vea que no estoy así voy a ser el primero en decir ‘hasta acá llegué, se terminó’”, explica Leo. Los que quieren estirar esa fecha, en lo posible hasta la eternidad, son los hinchas. Si pudieran, tratarían de inventar una vacuna contra el paso del tiempo para tener a Ponzio hasta la eternidad, aunque la realidad es que el santafesino cumplirá 35 años el 29 de enero y que, por más que sea un superdotado físicamente, “no va a jugar por siempre”, como dijo Gallardo. De hecho, el entrenador ya empezó a trabajar en una sucesión que imagina no será inmediata: su probada previsión impulsó las incorporaciones de Arzura, primero, y la reciente de Rossi a pesar de que hoy el candidato a heredar ese lugar es Domingo. Por ahora, Ponzio no se va. No sólo porque “tengo contrato hasta junio del año que viene” sino porque es la única posibilidad que cabe en su cabeza. “Mientras siga así, voy a continuar en este club”, aclara. “Así” significa “al palo”, como dice el Muñeco. Y es evidente que al cinco que se convirtió en ídolo por sus heroicos partidos contra Boca y en las finales de las cinco copas que ganó en el club le sobra hilo en el carretel para mantenerse en la alta competencia. Se lo permite su físico privilegiado pero sobre todo su mentalidad, hiperprofesional y exigente. “Uno en los fines de carrera dice ‘me voy a tomar un año sabático’ en una liga más tranquila. En mi caso, me conozco y sé que hago todo al máximo, no me perdono nada. Entonces no sé si estaría en algún lugar donde no se me exigiera”, reconoce el capitán. O sea, suena imposible que opte por terminar su carrera en el exterior.

Los hinchas de River ya sufrieron las dolorosas pérdidas de los multicampeones Funes Mori, Barovero, Sánchez, Kranevitter y Mercado. Y resulta inevitable el temor a que la historia de Ponzio termine con el mismo triste final cumplido su contrato, como sucedió primero con Rojas y luego con el Negro y Trapito. Pero si bien el vínculo de Leo finaliza el 30 de junio de 2017 y todavía no se iniciaron las charlas entre los dirigentes y el representante Darío Bombini, en Núñez afirman que “con él no hace falta conversar mucho porque está todo claro” y en el entorno del jugador opinan de manera muy similar. Los antecedentes avalan la relación entre ambas partes: a principio de año se le mejoró el contrato sin renovación al volante. “Semestre a semestre”, es el corto plazo que se pone el emblema del mediocampo de River. Por eso, ahora se enfoca en potenciar su rendimiento para que el equipo siga creciendo en el torneo local y en conseguir el gran objetivo que queda hasta fin de año: la Copa Argentina. Claro, con la clasificación a la Libertadores 2017, Ponzio sumará otro incentivo (“es el torneo que más me gusta”, repite) para evitar pensar en colgar los botines. Salvo que Gallardo piense lo contrario, hoy algo utópico, hay León para rato en River. “Yo me veo acá y en el máximo nivel”, dice. Y claro, los hinchas ya ensayan el pedido: “No se va, y Ponzio no se va…”.

Comentários no Facebook