El pasado, muchas veces, puede condenar a las personas. Algunas decisiones que uno toma en sus primeros años de vida, inconscientemente, puede repercutir en un futuro no muy lejano. Y más si se tratan de personas famosas. Y más aún, si el involucrado es un jugador profesional de River.

Lucas Boyé es una de las grandes promesas de la cantera del Millonario, a quien el entrenador Marcelo Gallardo comenzó a darle minutos en cancha desde su llegada al banco como entrenador. Y el pibe, a base de esfuerzo, se ganó sus primeros aplausos en la Primera División de River.