Boca y Deportivo Cali igualaron en un duro encuentro en Colombia

0
87
Publicidad

Pese a que en la previa Rodolfo Arruabarrena advirtió que sería un error afrontar esta Copa Libertadores como una Revancha del bochorno de la pasada edición, Boca ponía primera en el Grupo 3 visitando a Deportivo Cali con la intención de arrancar derecho en buscar de sacarse esa espina que permanece clavada.

Y en el Monumental de Palmaseca, el Xeneize salió con esa intención. Tuvo un inicio bastante activo, pero enseguida el local se encargó de sacarlo del partido. A pura infracción–permitida por el árbitro brasileño Pericles Cortez-, los colombianos tonaron el juego excesivamente friccionado y hasta sacaron a Nicolás Lodeiro del partido por una paralítica apenas a los diez minutos.

Tal fue el desconcierto que lograron sembrar en el conjunto visitante, que Carlos Tevez no pudo aguantar la impotencia y se terminó ganando la amonestación por descargarse bruscamente contra un rival. Fue pasada la media hora de juego cuando los de La Ribera comenzaron a meterse en el partido nuevamente a base de juego, pero el Apache desperdició increíblemente la más clara del partido. Ya antes de marcharse al vestuario, casi sufre un inmerecido cachetazo con un disparo de Preciado que se estrelló en el travesaño.

Ya en el complemento, poco a poco la violencia insinuó quedar de lado y ambos insinuaron querer jugar. Así fue que se planteó un ida y vuelta vibrante por momentos, con el local generándole varios sustos a los de Arruabarrena, pero también sufriendo en el fondo con un Boca que no quería marcharse con las manos vacías y contaba con un Fernando Gago inspiradísimo que no sólo organizaba el juego, sino que además daba lugar al lujo con deliciosos caños.

Pero los minutos fueron corriendo y los goles no aparecían. Finalmente terminó ganando la violencia en un partido en el que sobraron las patadas (no así los amonestados, ya que hubo cinco de un lado y cuatro del otro cuando debió haber una mayor diferencia para el local) y el Xeneize se quedó con un sinsabor. Aunque contaba con la jerarquía como para ganar, terminó aguantando un juego que poco tuvo de ello y se llevó una igualdad que intentará hacer valer en La Bombonera cuando reciba a Racing el jueves desde las 19.30.

-Árbitro: Pericles Cortez (Brasil)

-Estadio: Monumental de Palmaseca (Cali, Colombia)

Comentários no Facebook