Boca goleo y se lucio en una cancha desmejorada y espera a River con todo ¡ Mira todos los goles!

0
96

Balanta-hablo.jpg (660×385)Balanta-hablo.jpg (660×385)

Boca brilló pese a lo deteriorado del campo de juego y aplastó al Deportivo Cali en la Bombonera: 6-2 con baile y a esperar al rival de los octavos. Ah, y con diez goles en los últimos dos partidos llega afiladísimo al superclásico.

El festejo de Boca.

Ni todo el barro del deteriorado campo de juego de la Bombonera pudo detener a este Boca que de la mano del Mellizo va por la séptima Libertadores de su historia. Otra victoria, una más, la tercera consecutiva, ésta por goleada: fue 6-2 a los colombianos del Deportivo Cali para asegurar el primer puesto del Grupo 3 y empezar a pensar en el superclásico del domingo.

La Bombonera vivió un miércoles bien de Copa. De Copa de Boca. Con un primer tiempo no apto para cardíacos, sensaciones encontradas y goles para todos los gustos. Bienvenido el equipo de Guillermo.

El único detalle es que Boca es un equipo cuando ataca y otro cuando defiende. De hecho, a excepción de Fabra ninguno de los del fondo hizo un buen partido. Es cierto que en la zaga central no estuvieron ni el Cata Díaz ni Insaurralde y que Rolín viene de recuperarse de una lesión, pero nada justifica un rendimiento tan flojo como el que tuvieron él y Tobio contra un equipo que no sólo no ganó ni un partido en la Copa sino que llegó a la Bombonera sin posibilides de clasificarse.

Sin embargo, cuando uno ataca tan bien como lo hizo Boca los errores defensivos pasan de largo. Y lo hizo respetando la idea de los mellizos, siendo un equipo bien abierto, buscando el espacio por los costados, con diagonales y, lo más importante de todo, sin tirar centros de mierda. Este miércoles fue un equipo casi completo, con generación y gol aunque algo falto de marca.

Tevez la rompió. Chávez tuvo uno de los mejores (si no el mejor) partidos de su ciclo. Pavón justificó el porqué de su titularidad. Lodeiro volvió a ser aquél Lodeiro de principios de 2014. Y Gago fue el circuito de juego, el armador, la inteligencia, el toque de calidad, en definitiva el que viene siendo: el mejor jugador de este renovado Boca de Guillermo que llega afiladísimo al superclásico, habiendo marcado diez goles en los últimos dos partidos (venía de un 4-1 a Aldosivi).

Después de River será tiempo de otra batalla de Copa, la de la ida de los octavos. El rival depende de los resultados que se den al cierre de la fase de grupos, que aún tiene partidos por disputarse. Sea quien sea, Boca ha demostrado estar listo para darle pelea. Ha demostrado estar en condiciones de luchar por la séptima.

comentarios en Facebook