Belluschi, el que piensa en El Cuervo

0
59

Belluschi, juega con los pies y con la cabeza.

Mantiene el tranco, un pique corto raro, como si diera saltitos. Carga con 32 años, bastantes para su posición en la cancha, aunque físicamente no se le notan. Fernando Belluschi regresó con más signos de interrogación que suspiros y él mismo fue el hacedor de un respeto general, de Boedo y de todo el fútbol argentino. El dice que se siente cómodo en este San Lorenzo y se nota: tiene una pausa más que el resto. Frena, mira y toca. Es capaz de meter un cambio de frente de 30 metros o meter un estiletazo profundo entre líneas para que los defensores rivales se enreden las piernas como serpientes. Contra Independiente volvió a dejar en claro que juega a otra cosa, a esa cosa que requiere un pensamiento mágico, por eso fue capaz de ver que por detrás de él había un compañero mejor ubicado y se la dejó servida a Blandi. Es, sin dudas, otro acierto de Guede, que lo pidió y lo sostuvo.

comentarios en Facebook