¡Basta de impunidad! ¡Entérate la trama secreta entre La Barra brava,la policía y CD de River!

0
649

El pacto de silencio fue: el encargado en River del canje de tickets aseguró que la CD le ordenó bloquear los carnets que pedía un capo Borracho.

Publicidad

Los revendedores optaron por no declarar. El jefe de ellos armó una película exculpando a todo el mundo. Los policías encargados de vigilar a los Borrachos poco más los calificaron de carmelitas descalzas. Así, la causa por administración fraudulenta en River durante la administración Passarella parecía encaminada al fracaso. Hasta que esta semana aparecieron dos personas en escena. El más importante, Andrés Montinero, gerente por entonces de Top Show, la empresa que brindaba el servicio de canje de entradas para River. El tenía varias escuchas con Matías Goñi, cerebro comercial Borracho, y en una se hablaba del bloqueo de 4.500 carnets para darle esos tickets a la barra, que eran los que terminaban en reventa. Y Montinero habló. Y mandó al frente a la dirigencia millonaria.

“Yo era el encargado de la herramienta para que los socios de River canjearan sus entradas por la web. Cuando se larga, el club me presenta como representante de filiales del interior a una persona que yo desconocía: Matías Goñi. Y me dicen que me iba a dar un listado de carnets a los que había que asignarles entradas automáticamente, porque era gente de afuera a quienes se les daba el ticket el día del partido. Era un requerimiento de la institución y como prestador del servicio no podía oponerme. Jamás imaginé que este tipo de manejo tenía otro fin, que era el proyecto que finalmente se hizo público, que las entradas eran de la barra para la reventa”, tiró.

La bomba que arrojó Montinero tira esquirlas para todos lados, pero complica sobre todo a la dirigencia en general. Hubiese sido genial que el juez lo interrogara sobre qué persona de la institución le dio la orden, pero por indicación de su letrada, Lucila Cabuli Bengen, Montinero hizo su exposición y se negó a responder preguntas. El problema para la CD es que al día siguiente quién debió declarar ante el juez Caunedo fue Diego Rodríguez, hermano de María Cecilia, ministra de Seguridad durante el kirchnerismo y dirigente en la época de Aguilar. Y Rodríguez también enterró a los Passarella Boys cuando debió explicar sus escuchas negociando 35 populares a 250 pesos con Héctor Caverna Godoy, uno de los líderes de la barra.

“Una filial de Mendoza me pidió esa gauchada. Fui al club y me dijeron que para eso lo llamara a Godoy y me dieron su teléfono. ¿Si me sorprendió esa respuesta? No sé, a mí me dijeron llamá a tal persona o a José Uequín (jefe de los revendedores) y también me dieron su número. ¿Quién me los dio? Ahora no lo recuerdo”, cerró.

En los próximos diez días, desfilarán por el juzgado los dirigentes, entre ellos el Kaiser, intentando explicar todo. Pero en Tribunales, tras estas declaraciones, ya hay aroma a que por primera vez, dirigentes grosos del fútbol terminarán procesados por negocios ilícitos con la barra.

Comentários no Facebook