Anticipo: El clásico rosarino será custodiado por 1000 policías

0
117
Publicidad

El clásico rosarino que protagonizarán el domingo Central y Newell’s, por la segunda fecha del torneo, será custodiado por un celoso operativo de seguridad que contará con 1000 policías.

El flamante gobernador de Santa Fe, Miguel Lifschitz, confió hoy que “el clásico entre Central y Newell’s es una desafío para la seguridad de la provincia”.

El operativo tendrá apoyo aéreo a través del helicóptero que tiene la provincia para observar todos los alrededores y adyacencias de la cancha de Central, y acompañar a la delegación de Newell’s en su llegada al estadio.

El ministerio de Seguridad de la provincia dispuso una custodia especial, durante esta semana, en la vivienda de la abuela de Maximiliano Rodríguez, que recibió pintadas y hasta fue atacada a balazos en la previa del último clásico en septiembre pasado.

Para mañana está pautada una en la sede local de gobernación, donde intervendrán todas las partes involucradas en el operativo: las fuerzas policiales rosarinas, a través de la Unidad Regional II, las autoridades del Ministerio de Seguridad, encabezadas por el ministro Maximiliano Pullaro, y también los dirigentes de Rosario Central y Newell’s, mediante sus presidentes y vicepresidentes en ejercicio.

En una entrevista radial con LT2, Lifschitz contó que, además de las medidas de seguridad para el clásico, se instalarán cámaras de seguridad en todos los estadios de la provincia, servirán para “tener imágenes previas, durante y después de cada partido”. Para el ex intendente de Rosario en dos períodos, entre 2003-2007 y 2007-2011, está siendo muy analizada “la inseguridad en el fútbol” y que la idea es incorporar “especialistas en seguridad deportiva” para prevenir posibles incidentes.

Finalmente declaró que ahora “los dirigentes tienen una responsabilidad mayor” y que su objetivo es “bajar el nivel de violencia” en los estadios, que “es aprovechada por grupos minúsculos que son asociaciones delictivas” que no están relacionados con el fútbol y sólo buscan hacer “negocios con la agresión”.

Comentários no Facebook