Aguero: el trauma de no haber ganado nunca al Madrid tras 13 duelos

0
191
Publicidad

Aunque muchas veces le han vestido de blanco por el presunto interés del Real Madrid en su fichaje, al Kun Agüero no es precisamente un color que le traiga buenos recuerdos. En trece ocasiones se ha enfrentado el delantero argentino al club del Bernabéu, un dato archiconocido. Ocho derrotas y cinco empates. Sólo cuatro goles con su firma. A pesar de todo, el gran peligro del City esta noche en el Bernabéu será este habilidoso atacante que en lo que va de temporada ha marcado ya 28 goles en 41 partidos.

A sus 27 años, Sergio Leonel Agüero del Castillo está perfectamente acoplado al fútbol inglés y hace mucho tiempo que fue descubierto y catalogado futbolísticamente… aunque siga sorprendiendo un partido sí y otro también a los defensas que le quieren frenar. El antídoto para dejarle fuera de órbita no está patentado, pero especialmente Pepe y Sergio Ramos, en el partido de ida, dejaron muestras de cómo se puede parar o al menos bloquear a este delantero-roca, con el que chocas y rebotas y es mejor esperarle que entrarle.

No es la anticipación la mejor recomendación para su marcaje. Al menos por sistema. Pocos delanteros en el mundo protegen el balón como él. Su centro de gravedad bajo le permite anclar sus dos arqueadas piernas en el césped y es complicado moverle. Te desequilibra en el cuerpo a cuerpo… y se va.

Futbolista muy completo, al que desde sus comienzos allá en Rosario se le comparaba siempre con el también genial Romario, tiene más participación en el juego ofensivo que el brasileño. Kun sirve tanto para jugar al contraataque como para hacerlo en estático. Técnicamente bien dotado, maneja los dos pies y vive para el remate, que no tiene que ser obligatoriamente desde dentro del área. No es rápido en 20-30 metros, pero en menos de diez te deja sentado. Su aceleración de salida es impresionante. Los que le han padecido en el campo aseguran que lo mejor es no encimarle. No echarle el aliento en el cogote. Darle su espacio, poco, eso sí. Si te pegas a él, con un regate en seco o un control orientado te puede desbordar. Tiene un gran dominio del balón en espacios reducidos.

Por todo el ataque

Su juego de cabeza no es malo para medir ‘sólo’ 1,72. Puede ser primer delantero, segundo o arrancar desde la mediapunta. Le gusta caer más en la banda izquierda que en la derecha y aprovecha a la perfección cuando el contrario ataca y no le aplica una vigilancia mínima. Sus 18 goles en 28 partidos hacen de él el mayor peligro del City en el Bernabéu.

COMPARTIR

Comentários no Facebook