Acaba de firmar en un equipo de la India,Messi fue su suplente en la sub 20 y ni su hijo le CREE

0
1204
 

Gustavo Oberman, con 31 años, firmó con el FC Pune City. Desde la India publica un diario de viaje en su página de Facebook y recuerda el día que jugó con Leo.

Cachete Oberman con ropa típica de la India en un evento.

-¿Ya habías escuchado sobre esta Superliga o fue toda una novedad?
-Hace un tiempo me comentaron que había sólo ocho equipos, pero nunca supe cómo se jugaba. Elegí venir porque fueron los más decididos a contratarme y ahora nos estamos preparando porque debutamos el 3 de octubre.

-Falta poco… ¿Ya conseguiste adaptarte?
-Es difícil: la comida, el clima, la hora… Todo complica las cosas. Igual, creo que en algunos días voy a sentirme bien y adaptado.

-Es todo un cambio. Y no está tu familia allá…
-Vine solo por la época del año y la duración del torneo, que como máximo se juega hasta el 18 de diciembre. Es difícil, pero es lo mejor.

-¿Cómo reaccionaron cuando elegiste este rumbo?
-Siempre me apoyan en mis decisiones. Lo más duro fue alejarme de mis hijos, que son chicos pero entienden todo. Saben que me apasiona jugar, y me bancan aunque estén tristes…

-¿Qué te dijeron?
-Me cuestionaron por qué me iba tan lejos, si no podía jugar acá, si iban a venir conmigo o me iban a ir a visitar… Me dijeron: “Conseguile trabajo a mamá y vamos todos”. Pero lo que más feliz me hace es que desde tan chicos piensen en la felicidad del otro aunque les provoque tristeza.

-Responderles esas preguntas no debe haber sido nada sencillo…
-Y, no, pero a ellos nunca les miento. Desde el principio les conté cómo iba a ser todo y por qué lo hacía. Después de eso lloramos un poco juntos, pero hoy están contentos y siguen haciendo sus cosas.

-¿Y vos? Allá estás prácticamente solo… ¿Cómo pasás el tiempo cuando no tenés que entrenar?
-Es complicado hacer cosas. Podemos salir a pasear si el cansancio lo permite. El tema es que cada vez que salimos hay mucho tráfico y eso te saca un poco las ganas. También miramos películas, series y, en mi caso, escribo un poco de lo que estoy viviendo acá…

-¿Un diario de viaje?
-Claro. Escribo cosas que van pasando, que voy viendo… Investigo por Internet y preguntándole a la gente de acá, para ser preciso.

-¿Cómo surgió la idea?
-Generalmente escribo notas para mí, y a veces le pido a algún amigo periodista que las corrija. Uno de ellos me tiró la idea y la verdad es que me gustó.

-¿Qué te motivó?
-Creo que hay mucho para contar, sobre todo porque en mi caso personal, hay mucho cambio, muchas novedades para contar.

-Y ahora publicás esas notas…
-Sí, lo que escribo o las fotos que saco, las subo a una página de Facebook que se llama “Una aventura en la India”. Siempre que pueda, voy ir actualizándola.

-¿Qué es lo que querés transmitirle a la gente?
-No lo hice con ningún objetivo en particular: sólo para que el que quiera pueda verlo y pasar un poco el tiempo haciendo algo distinto. Además, sirve para mostrar que los futbolistas somos humanos…

-En la piel del jugador, ¿estás expuesto a muchos prejuicios?
-Puede ser, como todo lo que se observa en general. Hay cosas que la gente no ve, o no conoce. La mayoría de los jugadores no vive como los de la élite…

-Hablás de ellos y es inevitable no preguntarte por Messi. Siempre se recordará el Mundial Sub-20 del 2005 en el que arrancaste de titular mientras él estaba en el banco…
-Jaja, sí. En mi memoria siempre está el haber compartido un campeonato con la albiceleste, junto a él y a otros que hoy son figuras, aunque para mí, sólo es una anécdota divertida…

-¿Divertida?
-Sí. Hasta yo creía que ése día iba a jugar él. Cuando me vi en la formación titular no entendí nada: lo buscaba a Messi en otra posición, pero estaba yo. Sabía que, quizás, iba a ser mi única oportunidad y jugué lo mejor que pude. Después, estuve en todos los partidos con él.

-¿Y después volviste a hablar con Leo?
-No, porque compartí muy poco tiempo como para generar una amistad y tampoco lo volví a cruzar. Igual, mi hijo lo quiere conocer, así que voy a intentar llevarlo para que lo vea.

-Tus hijos son chicos… ¿Les contaste que jugaste con Leo Messi?
-A Jonás, que tiene nueve años, y se la pasa mirando videos de Messi. Un día le dije que había jugado con él y se rió… Creo que no me creyó hasta que vio en la televisión la repetición de aquel Mundial.

-Ahora, Leo volvió a jugar con la albiceleste.
-Fue lo mejor que podía pasar, no sólo para la Selección, sino para los que nos gusta el fútbol.

-Maradona habló de su falta de personalidad. Vos, que compartiste vestuario, ¿lo ves así?
-Me siento mal contradiciendo al mejor, pero creo que no es necesario dar una charla motivadora para demostrar personalidad. Con agarrar la pelota y hacer lo que hace, para mí, es suficiente.

-¿Y vos? ¿Pensás en volver a jugar en el país?
-Me encantaría. En ningún lado se vive así. Siempre quiero volver adonde fui feliz: Argentinos, donde viví lo mejor de mi carrera, y a Quilmes, en donde, aunque estuve poco tiempo, fue muy lindo representar al equipo de mi ciudad.

Fuente Ole

comentarios en Facebook