¡A lo Rocky! Tevez se entreno como nunca para ganar la Copa y la balanza lo demuestra ¡Conoce el super entreno que hizo!

0
191

Tevez se preparó como nunca para ganar la Copa. Se entrenó dando el ejemplo y la balanza lo demuestra. Llega a punto.

Carlitos Balá diría que Tevez llega "un kilo y tres pancitos" a la semi de la Copa. (FotoBaires)

Ha contado el mismísimo Tevez que su regreso a Boca se empezó a gestar -como no podía ser de otra manera- con la Libertadores de protagonista. Sentado en el sillón de su casa en Turín sufrió el cruce con River en la edición pasada. Mientras tanto, esa sensación tan particular que atraviesa a los que tienen sentimientos involucrados con el club cuando la Copa está a la vista cruzó el Atlántico para golpearlo bajo. Un año después, el jugador tendrá su oportunidad; el hincha su revancha. Y el que cumple la doble función se preparó como nunca.

El partido con Independiente del Valle se empezó a pensar desde que Carrizo convirtió su penal y se preparó físicamente en las dos semanas en las que el plantel estuvo trabajando en Ezeiza. Los mismos que cuentan que la exigencia de la pretemporada fue altísima -acorde con las necesidades físicas que piden los Barros Schelotto para que se pueda desarrollar su estilo- reconocen que Tevez fue el mejor. Y por tratarse de él, el valor aumenta. Por un lado, predicó con el ejemplo (“Si él se entrena así, ¿qué queda para el resto?”). Y lo más importante: permite pensar que un Tevez todavía mejor es posible. Su cuerpo ya lo siente: la balanza indica que bajó tres kilos en relación al que terminó jugando el semestre pasado.

El del peso no es el único número que evidencia su preparación. El GPS que lo acompañó día a día fue el de mayor superávit. Fue tanta la intensidad con la que se entrenó que los pocos turnos que no realizó no se debieron a cansancio o molestias: lo resguardaron temiendo que se sobreexija. De hecho, los descansos fueron en aquéllos que se realizaron después de un trabajo que requería un gran gasto de energía. Un detalle: la pérdida de kilos no se debe sólo a los entrenamientos y la dedicación del jugador para realizarlos. La actividad física es una parte, pero no el todo. Los cuidados intensivos de Carlitos trascienden las fronteras del club. Y así como cambió la manera de alimentarse del plantel cuando volvió (dejaron de comer alimentos con gluten), lo llevó al límite de la obsesión en su vida privada.

“Valdecantos te baja el promedio de edad cinco años”, dijo el Apache, quien tiene 32 pero volvió a sentirse un veinteañero. “Es uno de los profes más duros, pero es muy similar a cómo trabajamos en Italia. Es muy bueno y ahora estamos bien, así que los resultados los vamos a tratar de hacer valer. Antes, con el Vasco, nos pasaba que los otros equipos igualaban la técnica que Boca tenía corriendo y metiendo”, analizó el 10, que ya había bancado el trabajo del PF puertas adentro. “Miren que la manera de trabajar es ésta”, les aclaró a los compañeros que no se adaptaban.

En el CT notaron en los dos partidos jugados la evolución física. Una de las premisas del estilo Guillermo es recuperar lo más rápido y cerca del área rival posible y Carlitos fue clave. Presionó mucho, a tiempo y productivamente. Será una constante en lo que se viene. “Creo que podremos ver un Tevez todavía mejor”, se había ilusionado el DT cuando faltaban días para el inicio de la pretemporada. El primer objetivo (mejorarlo físicamente) ya fue logrado. La respuesta futbolística se verá con el correr de los partidos. Algo es seguro: estará más liviano para soportar la presión de ganar la Copa que recae en su espalda desde que sacó el pasaje para volver de Italia…

COMPARTIR

comentarios en Facebook