A lo guapo, San Lorenzo obtuvo lo victoria con el último tiro del final

0
100
Publicidad

Con un segundo tiempo ejemplar, el Ciclón dio vuelta un partidazo y venció 2-1 a Sarmiento. Néstor Ortigoza y Pablo Barrientos -a los 94′- le dieron la alegría al Nuevo Gasómetro.

San Lorenzo quería festejar el título de la Supercopa Argentina ante su público en el Nuevo Gasómetro. Pero no contó con lo duro que sería el rival de enfrente, Sarmiento.La visita ya daría la sorpresa desde los cinco minutos: Walter Busse aprovecharía que Marcos Angeleri nunca presionó como sus compañeros, se adelantaría de cara al arco de Sebastián Torrico y remataría con la fortuna de que la pelota rebote en el zaguero y entre.

La prensión alta del conjunto de Sergio Lippi complicó en más de una situación el juego del Ciclón. Pero no pudo evitar que los de Pablo Guede se aboquen, únicamente, en atacar.
Hasta el miércoles pasado, San Lorenzo no había podido ganar en el inicio de año

Néstor Ortigoza, de un penal cometido a Leandro Romagnoli, empató el cotejo ya en la segunda parte. El resultado era otro para el local, pero la intensidad era misma, esa fue la clave para San Lorenzo.

Por testarudo, por sus convicciones, el Ciclón remontó un partidazo, a puro juego. Pablo Barrientos, a los 49′, puso el 2-1 al definir un extraordinario pase de Franco Mussis.

La segunda fecha del Torneo Argentino, la jugó como una final San Lorenzo. Y así consagró el 4-0 ante Boca del miércoles.

 

COMPARTIR

Comentários no Facebook