0
82

Viudez fue descartado por Gallardo por tercer partido consecutivo. En el piso de su nivel y tras desaprovechar sus chances, está en la cuerda floja.

Las fotos de la práctica de River (@carpoficial).

“Nosotros tampoco tenemos claramente el tiempo de adaptación que necesitan los refuerzos. Nos llevamos por el día a día y eso te va marcando. Una de mis mayores virtudes es que soy muy intuitivo y muchas veces decido en base a eso. Pero también necesitás de la otra parte. Por ejemplo Alario, en la semifinal de la Copa: yo lo puse pero si no hubiese hecho lo que hizo, a la intuición me la hubiese metido en el culo…”.

Explícito como pocas veces, Marcelo Gallardo fue contundente: las oportunidades las da él pero se las ganan los jugadores. Tabaré Viudez, fuera de la lista de concentrados por tercera vez consecutiva, las perdió todas. Y por goleada. Su irritante pasividad en el empate ante Sarmiento parece haber agotado la paciencia del entrenador, que a partir de ahí no contó con los servicios del ciclotímico e introvertido uruguayo.

Ya no importa tanto si el DT volverá a tenerlo en cuenta en los (como máximo) nueve partidos que le quedan a River después de Trujillanos: el tema, para desgracia del futbolista que a los 26 años ya pasó por siete clubes (Defensor Sporting, Milan, América de México, Necaxa, Nacional, Kasimpasa y River) es si contará con él después de junio. Su fulgurante aparición con Guaraní y Colón ya es un lejano recuerdo. Y su contrato hasta junio del 2018, a esta altura un vínculo difícil de justificar.

Parece poco probable que, con Viudez, el Muñeco no deba hacer con su intuición lo que Alario no le dejó.

comentarios en Facebook