CRACK: Messi reveló cuales son las claves para tener un equipo ESPECTACULAR y COMPETITIVO

0
224

Messi volvió a hablar tras el silencio con la Selección Argentina y sorprendió con un concepto claro: “Tener un equipo que juegue ordenado es lo más importante. Todo comienza por el orden”.

La brillante actuación de ayer contra Celtic con un doblete para alcanzar los nueve goles en esta Champions League quedó atrás. El calendario siempre aprieta y obliga a dejar de pensar en los partidos cuando el árbitro los termina. Quizá sea esa una de las razones por la cual Lionel Messi hace tantos goles: no tiene tiempo para disfrutarlos.

En el horizonte el Barcelona tiene una visita muy dificil a Anoeta, casa de la Real Sociedad, en donde Messi no se siente particularmente cómodo. En los ocho partidos que jugó metió apenas tres goles y ganó un solo encuentro. Curioso, ese día no metió ninguno de los dos goles de su equipo. En lo que va de esta temporada, Messi metió ocho goles en siete partidos del Barcelona como visitante y este domingo el Barcelona lo necesita para no perderle pisada al Real Madrid, con quien se verá la cara el sábado siguiente.

Este Messi con más pelo oscuro que rubio y barba meticulosamente descuidada es subestimado intelectualmente. Muchos creen que su talento innato es gambetear y hacer goles, que aprendió a dar buenos pases y eso es todo. Pero no. Messi juega tan bien porque entiende a la perfección como hay que jugar. Además tiene una habilidad extraordinaria para dejar clavados a los rivales, también tiene un remate exquisito y el mapa de la cancha en la cabeza como si estuviera con el joystick de Play Station en su mano.

“En el futbol de hoy en día lo importante es el orden. Tener un equipo que juegue ordenado es lo más importante. Tener un equipo bueno comienza todo por el orden”. No lo dijo Guardiola, Simeone ni Luis Enrique. Lo dijo Messi. Probablemente el responsable de crear los mayores caos tácticos en defensas rivales y también en el dibujo propio, porque con su gambeta y visión perimetral obliga a todos sus compañeros a estar presentes en ataque, pero también a estar atentos y bien parados para una eventual alarma defensiva.

Además de pasar rivales como si fueran conos, lograr que la pelota vaya exactamente adonde él quiere y dejar a sus compañeros de cara al gol, Messi sabe de fútbol. Y tiene claro que la clave de ese orden no es que el equipo se ponga al servicio de su habilidad, sino que él la pone a disposición del sistema.

COMPARTIR

comentarios en Facebook