30 años México 86:la historia de la polémica del arquero, de la frustración de Fillol al campeón del mundo que nunca atajó en la selección de Bilardo de Mexico

0
327

Bilardo excluyó de la lista final al arquero campeón del 78 y la inclusión de Héctor Zelada, poco conocido en la Argentina, alimentó la discusión

345

Se dijo una y mil veces. Los años previos al Mundial mexico fueron un calvario para Bilardo. Críticas de la prensa, de los jugadores, del ambiente del fútbol en general, pero también de una opinión pública hostil. Había focos de conflicto en todas las direcciones. y el técnico no ayudaba a calmarlos. Cada vez que tuvo que tomar una decisión difícil, Bilardo la tomó, aunque supiera que eso le iba a hacer más difícil la vida.

La guerra con Menotti, la capitanía de Maradona, el estilo de juego, las peleas con Passarella, el rechazo los wines, un equipo que no jugaba bien. Y en medio de todo eso, Fillol.

La relevancia que Ubaldo Filliol tenía en el fútbol argentino era inmensa. Campeón en el 78, ídolo en River y de pasar muy bueno en el Atlético de Madrid, el arquero parecía un indiscutido en el equipo nacional en 1986. De hecho, había sido el arquero titular en las eliminatorias. Pero desde su último partido con la selección, en el 2-2 con Perú que le dio a la Argentina la clasificación para México 86, Fillol no volvió a ser convocado. Hay que repasar la historia para entender lo ocurrido.

"Sólo un ciego no valora a Daniel", la dura frase de Fillol contra Bilardo
“Sólo un ciego no valora a Daniel”, la dura frase de Fillol contra Bilardo.

En los primeros días de 1986 Bilardo dijo que el único titular era Maradona. La Frease tomada como un desafio para Pasarella y una provocacion por la relacion tirante que tenía con Bilardo.Todos opinaron. Uno de los que salió más fuerte en defensa de Passarella fue Fillol: “Sólo un ciego no valora a Daniel”, dijo.

Cuando se dice que “nadie” conocía a Héctor Zelada en el momento de la designación de Bilardo en abril de 1986, hay algo de inexactitud. Es cierto que era muy poco recordado por la la gran mayoría del pueblo futbolero. El rosarino apenas atajó durante un par de años en nuestro fútbol y a fines de los 70 se fue a jugar a México, una liga menor y de la que no se conocía casi nada en aquellos tiempos.

Sin embargo, en noviembre de 1985 el arquero fue incluido en la gira por Los Ángeles y Puebla para jugar dos amistosos contra México. Los planes eran que Luis Islas ataje en el primero y que Hector Zelada se pruebe en el segundo. Pero tuvo que dejar el equipo para jugar un partido con América. La selección ya tenía contactos con el club mexicano para utilizar su predio como lugar de concentración.

Pumpido, el titular
Pumpido, el titular. Foto: LA NACION

Es más, hay quienes afirman que la presencia en la lista del Mundial de Zelada, ídolo popular en México, fue una condición que Emilio Diez Barroso, presidente de América por entonces, le puso a la AFA para alquilarle el predio.

Después de aquella gira, en la revista El Gráfico se escribió una breve noticia en la que destaca la “hazaña” de América de México, que se consagró tricampeón con decisivas participaciones de Miguel Angel “Zurdo” López, el técnico, y de Eduardo Bacas y Héctor Zelada.

Fillol atajaba en Flamengo, de Brasil, y tras la eliminatoria fue contratado por Atlético de Madrid. Desde Río de Janeiro, poco antes de viajar a España y ya en medio de una serie de versiones que indicaban que Bilardo planeaba no llevarlo al Mundial, el arquero dijo: “El titular de la selección soy yo”.

Pero la realidad es que Bilardo ya había tomado la decisión. Es más, el 21 de enero de 1986, la misma revista publicó una lista tentativa de los 22 jugadores que Bilardo podía llevar a la selección. Y allí ya aparecía Zelada junto con Nery Pumpido y Daniel Islas.

En febrero, la polémica sobre quién debía ser el arquero se desató definitivamente y se llegó a puntos llamativos.

Pumpido e Islas peleando por el puesto y mezclados en la polémica por la no convocatoria de Fillol, en la revista Sólo Fútbol
Pumpido e Islas peleando por el puesto y mezclados en la polémica por la no convocatoria de Fillol, en la revista Sólo Fútbol.

Luis Islas decía: “Quiero que Bilardo convoque a Fillol así vemos quién es el mejor”. Y no temía a ser desafiante: “Muchos técnicos quisieron darme consejos, pero nadie puede enseñarme nada sobre el puesto del arquero. Yo les contesto que mi postura es clara y tienen que respetarme. Islas juega de una forma y no la pueden cambiar”, dijo en una entrevista con Sólo Fútbol.

La insólita discusión entre Islas y Bilardo era por la forma en la que debía pararse la barrera en los tiros libres. El arquero quería que sea cerrada y el entrenador que sea abierta. Al final, el arquero reconoció: “Carlos me explico sus argumentos y entendí que con la barrera abierta tengo más visión para ver de dónde viene el remate”.

Nery Pumpido un poco más distante, le contestaba: “Luis defiende su posición de esa manera, diciendo que es mejor que yo y que Fillol. Yo puedo decir lo mismo, que soy mejor que ellos. En el Mundial el titular voy a ser yo”.

“Islas y Pumpido puede ser buenos arqueros, pero no son excepcionales como Fillol. El titular tiene que ser Fillol”, decía Hugo Gatti. Todos participaban.

Después de las eliminatorias, en los amistosos con México en Puebla y en Los Angeles atajó Islas (ambos terminaron 1-1). En el segundo partido, el gol mexicano fue después de un error del arquero que dio un rebote en el área chica tras un tiro libre que parecía sencillo.

Islas, el suplente
Islas, el suplente. Foto: LA NACION

Ya en 1986, los amistosos ante selecciones fueron tres: contra Francia (0-2 el 26 de marzo), atajó Pumpido. En el siguiente, con Noruega (0-1, el 30 de abril), le tocó a Islas. Y en el último, contra Israel (7-2, el 4 de mayo), otra vez fue titular Pumpido.

A dos semanas del Mundial, el 13 de mayo, Fillol contaba desde Madrid: “Tenía el sueño de jugar el Mundial. Buscá una nota después de la eliminatoria en la que Carlos decía ‘los únicos seguros son los tres arqueros’. El me había dicho que si yo mantenía el nivel, estaba. No sólo lo mantuve, lo superé. Es la frustración más grande de mi carrera. Sueño con sentarme un día con Bilardo, tomar un café y que me cuente qué pasó. Me lo merezco, ¿no?”.

Bilardo se inclinó al final por Pumpido, y Fillol, uno de los mejores arqueros de la historia del fútbol argentino, tuvo que ver el Mundial por televisión.

Cuando se conoció la lista el 21 de abril, las notas de la época se preguntaban: “¿Quién es Zelada?”. Más allá de las respuestas de la época se puede decir que Zelada jamás volvió a ser convocado. Y hoy tiene el extraño privilegio de ser el único campeón del mundo argentino que nunca jugó ni tan siquiera un partido con la selección.

Fuente La Nacion

comentarios en Facebook