Fútbol Argentino

¡30 años de México 86!Peter Breguel,el aleman que no pudo con Burruchaga: “Cada dos años tengo que ver la imagen de Burruchaga yéndose solo y yo corriendo detrás..Y maradona no jugo una gran final de la Copa del Mundo”

Hans-Peter Briegel, soberbio defensor alemán, conocido como el Tanque, y sus recuerdos de la gran final: “Quiero mandarles saludos a Maradona y felicitarlos a todos otra vez”

Foto: Bernhard Kunz
209351

BERLÍN. – Se formó como atleta, importó al fútbol su físico arrollador y se ganó el apodo de “Tanque” por su presencia ubicua en la cancha. Pero al portentoso ex defensor alemán Hans Peter Briegel se lo recuerda sobre todo por una carrera perdida: la que dio a Argentina el

Alemaniaacaba de remontar el 2-0 inicial de Argentina. A nadie le queda ya fuerza en la altura del estadio Azteca. A siete minutos del final, Diego Armando Maradona se revuelve en el centro del campo e inventa un pase largo a Jorge Burruchaga que llega al balón, se interna en el área y marca el 3-2 definitivo. Pisándole los talones, extenuado, lo sigue Briegel. En su carrera decisiva, la locomotora alemana se ve impotente por primera vez.

“Esta escena quedó y creo que me acompañará el resto de mi vida”, reconoce hoy en diálogo desde su casa en la pequeña ciudad alemana de Germersheim.

Es una inversión de la historia: pasaron 30 años, el imponente defensor y centrocampista de casi un metro noventa y medias eternamente caídas tiene ya 60 años y una larga experiencia como entrenador y directivo a sus espaldas. Pero ahora es Burruchaga quien sigue persiguiéndolo a través de la historia del fútbol.

Briegel ya no intenta escapar. “El fútbol es así”, se resigna. El ex de Kaiserslautern y Sampdoria prefiere tomarse con humor las ironías del destino. Una carcajada franca se cuela cada tanto entre sus recuerdos de su segunda final mundialista perdida, la experiencia de jugar frente a Maradona y el ánimo en el vestuario alemán tras la derrota.

El gol de Burruchaga

-¿Sigue pensando en esa final? ¿Qué imágenes le vienen primero a la cabeza?

-Recuerdo permanentemente esa final, porque aquí antes de las Eurocopas y los Mundiales se muestra siempre la misma escena del partido: la de Burruchaga yéndose solo al arco y yo corriendo por detrás (ríe). El partido suele reducirse a eso, aunque fue un muy buen partido en general. Pero esta escena quedó y creo que me acompañará el resto de mi vida.

-¿Se siente perseguido por esa imagen?

-Perseguido no, pero tengo que verla cada dos años.

-¿Volvió a ver el partido entero?

-Nunca más.

-Pero seguramente los periodistas le preguntaron mil veces por eso…

-Bueno… sí (ríe a carcajadas)

-¿Y qué puede decir de eso? ¿Qué ocurrió en el gol?

-Bueno, habíamos remontado un 2-0 en contra y estábamos 2-2. Estábamos jugando muy ofensivo, porque Argentina ya no tenía casi fuerza. Jugamos demasiado arriba y ocurrió eso, porque nuestra defensa estaba mal parada en mitad de campo.

-¿Se arrepintió de algo de lo que hizo entonces? ¿Pudo haber barrido a Burruchaga para hacerle por ejemplo un penal?

-No podría haber hecho un penal, porque estaba a dos metros de Burruchaga. No me arrepiento de nada. Fue mi último partido. Cuando uno pierde una final de un Mundial -dos veces además, porque perdí la de Italia 1982- es doblemente amargo. Pero hay que pasar página rápido.

Burruchaga ya superó a Schumacher con su disparo; lo sufre Briegel
Burruchaga ya superó a Schumacher con su disparo; lo sufre Briegel.

-¿Cómo es para un jugador haber vivido una escena tan importante como protagonista? ¿Habría preferido no tener ningún papel, o de algún modo es lindo quedar en la historia?

-Es una pregunta complicada… Me alegra haber estado, lo haría de nuevo.

-¿Y cómo vio el gol de Jorge Valdano? Él tenía la tarea de estar hombre a hombre con usted, pero se escapó.

-Sí, yo jugaba también contra Valdano. Yo estaba en el lado derecho y por eso tuve que correr hacia el otro lado, al medio. Por eso estaba muy lejos. Y en México, a 2500 metros de altura, no es tan fácil correr así (ríe).

-¿Qué pasó en el vestuario alemán tras la final? ¿Qué les dijo Franz Beckenbauer?

-Hablamos después del partido sobre que había cinco jugadores que dejaban la selección. Yo también se lo dije. Y luego no hubo nada especial. Por la noche festejamos, él no estaba muy triste. En el fútbol también se debe poder perder. Después del partido todo queda atrás.

-¿Conserva algo de la final? ¿Algún objeto o recuerdo especial?

-Es una muy buena pregunta. De Argentina conservo dos camisetas, pero no sé de qué jugadores son (ríe). Las tengo en casa.

-¿Qué puede decir de Maradona? ¿Cómo era jugar con un futbolista que venía de hacer un torneo así? ¿Tenía un halo especial?

-Yo ya había jugado frente a Maradona, en total cuatro o cinco veces. La primera vez en 1981 en el Mundialito de Uruguay. También lo conocía de Italia, sabía cómo jugaba. Lo valoro mucho como un oponente muy limpio. Por supuesto tengo un gran respeto por él.

-Usted dijo que Maradona no hizo un gran partido en la final…

-Eso dije, no fue su mejor su mejor partido, pero dio un pase muy importante y eso fue decisivo. Maradona jugó un Mundial extraordinario. Para mí, hasta el día de hoy, es el mejor jugador que he visto.

-Desde esa final, ¿se encontró con Burruchaga u otro jugador argentino?

-No, no volví a verlo, pero le mando muchos saludos. Quiero mandarle también muchos saludos a Maradona y felicitarlos a todos otra vez. Con Maradona sí coincidimos luego en Italia, donde jugué contra él. Después del torneo me encontré además con Bilardo hace uno o dos años en Fráncfort en un evento. Quería hablar conmigo y charlamos.

Foto: LA NACION / Antonio Montano

-¿Y qué le dijo?

-Que se le alegraba de verme. Yo le desée lo mejor y hablamos sobre Argentina y sobre el fútbol argentino y demás.

-No sé si lo sabe, pero parece que Bilardo le dijo a Valdano antes del partido: “Ésta es una final entre vos y Briegel”. Bilardo lo consideraba un jugador muy importante en Alemania.

-¡Y tenía razón! (ríe) No, en serio: en esa final jugué mi mejor partido para Alemania. Recibí en todas partes las mejores notas y me eligieron el mejor de la cancha, pero no sirve de nada cuando has perdido.

-Es un poco injusto, ¿no?

-No: es fútbol. El fútbol es así: puedes tener una actuación estupenda 90 minutos y luego una escena, no importa si es o no mi culpa, puede decidir todo.

-¿Qué cambió desde esa final a la de Brasil 2014 en los dos equipos?

-En términos generales el juego se volvió más rápido. Argentina sigue haciendo un gran fútbol y lo demostraron en la final, donde tal vez merecieron más, aunque Alemania ganara con justicia. Pero fue un partido muy igualado. Argentina tiene siempre una gran defensa y adelante dos o tres jugadores de primera clase mundial.

-Messi tampoco hizo su mejor partido en la final…

-Tal vez no estaba en su mejor forma, no.

-De algún modo quedó vinculado a México por un proyecto benéfico iniciado por el Mundial. ¿De qué se trata?

-Estuve hace ocho años con mi mujer en México y desde entonces apoyamos una misión de ayuda a jardines de infantes para niños que viven en zonas de basurales. El proyecto fue lanzado en el 86 con ayuda de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) y sigue hasta hoy a través de la Fundación Egidius Braun, el ex presidente de la DFB.

-El Mundial lo dejó entonces vinculado a México hasta hoy…

-Sí, podría decirse así.

MAS LEÍDAS

El mejor contenido del Futbol Argentino e Internacional.

Copyright © 2016 Todos los derechos reservados www.lamanodedios.com.ar

To Top